York

York, ubicada en el condado de Yorkshire al norte de Inglaterra, fue una ciudad que nos sorprendió mucho positivamente por el gran ambiente que tenían sus calles y el agradable aspecto que le confieren los dos pequeños ríos que confluyen por ella: el Ouse y el Foss.

york inglaterra turismo

Esta ciudad, que superó recientemente los 200.000 habitantes, es hoy en día uno de los principales reclamos turísticos de la isla británica.

¿Qué ver en York?

York, cuyos orígenes se remontan a la época romana, tiene forma de fortificación ya que está rodeada por una gran muralla de dicha época, si bien fue restaurada en siglos posteriores por diversos pueblos que habitaron la ciudad.
Es muy recomendable subir y dar un paseo por la muralla que rodea el casco antiguo, para obtener unas bonitas vistas del mismo. Está abierta al público sin coste alguno y, si os cansáis, os podéis bajar en cualquier momento por alguno de sus accesos sin necesidad de dar la vuelta entera ya que son 5 Km de muralla!

El acceso al recinto amurallado se puede hacer por alguna de sus cuatro puertas principales: Micklegate Bar, Bootham Bar, Monk Bar y Walmgate Bar, siendo la primera de ellas la más importante.

Dentro del casco antiguo se encuentran los puntos de interés más destacables de la ciudad.

La primera parada será la Catedral de York (York Minster), que es sencillamente impresionante. Es una de las catedrales góticas más grandes de Europa cuyas dimensiones alcanzan los 158 metros de largo por 76 de ancho.
Se comenzó a construir en el año 1230, ocupando el emplazamiento de antiguos templos religiosos y se terminó en 1472.


york minster cathedral
Vistas de la catedral desde uno de los puntos de la muralla

En su interior, has de prestar atención a diversos detalles: las vidrieras, también de gran tamaño, que brindan al interior de la catedral mucha luminosidad. De sus 128 vidrieras las más llamativas es la “Five Sisters Window” (vidriera cinco hermanas), único memorial del país dedicado a las mujeres del Imperio Británico que fallecieron durante la Primera Guerra Mundial, y la “Heart of Yorkshire window” (vidriera corazón de Yorkshire), en forma de corazón como parte de la “Great West Window”. También destaca la nave principal, en la que llama la atención una cabeza de dragón en el techo; el rosetón ubicado en el lado sur; y el coro, custodiado a la entrada por estatuas de 15 reyes ingleses.

También se puede subir a la torre con una entrada combinada de 15 libras por adulto para la catedral y la torre. Los precios y horarios los podéis encontrar en su página webAfortunadamente la entrada os vale para todo un año desde que la compráis.


york the shambles
Cerca de la Catedral, se encuentra un pequeño callejón medieval conocido como The Shambles. Esta estrecha calle medieval llama la atención por sus casas hundidas e inclinadas. El origen de su nombre proviene de fleshammels, los estantes donde los carniceros servían la carne, y es que esta pequeña calle contaba con más de una veintena de carnicerías durante el siglo XIX!
Es más, se dice que su aspecto fue una fuente de inspiración para el Callejón Diagon de Harry Potter. Hoy en día podemos encontrar tiendas de todo tipo: antigüedades, joyerías, recuerdos, pastelerías, etc. Lo dicho, parada obligatoria. 

Casi en uno de los extremos de The Shambles nace The Shambles Market, un pequeño mercadillo que se monta desde las 7-8 de la mañana. En él podremos encontrar puestos de comida en su mayoría, aunque también hay de libros, de flores, de ropa, etc.



Al otro lado de la Catedral, encontramos una zona agradable para hacer una parada y descansar. Se trata de Ruins of St. Mary’s Abbey (Abadía de Santa María), una abadía en ruinas rodeada por unos espléndidos jardines (Museum Gardens) ubicados frente al Yorkshire Museum.

La abadía fue fundada en el siglo XI por Guillermo II –uno de los hijos de Guillermo el conquistador que comentaremos más adelante– y fue derruida por Enrique VIII en 1539 durante el proceso de disolución de iglesias católicas en Inglaterra para fundar su propia iglesia: el anglicanismo.

york inglaterra lugares de interes

Ahora nos iremos al otro lado de la ciudad, cerca de la muralla, y veremos una torre chata en lo alto de una colina. Se trata de la Clifford’s Tower.
Esta torre es el único resto del castillo levantado durante la conquista normanda de Inglaterra en el siglo XI a manos de Guillermo II de Normandía, también conocido como Guillermo el Conquistador.
Por un precio de £4.70 para los adultos, £2.80 para niños de 5 a 15 años, se puede subir a la torre para ver la ciudad. Abre todos los días de 10 a 18h del 25 de marzo al 30 de septiembre, de 10 a 17h en octubre y de 10 a 16h de noviembre a marzo. La última entrada es 15 minutos antes del cierre. 

Aprovechando que estamos por esta zona, justo enfrente merece la pena visitar el York Castle Museum. Este museo, lejos del estereotipo de los museos, es realmente entretenido y puede ser divertido tanto para ir con niños como para los adultos, ya que sentiremos como si viajáramos al pasado. Se creó en 1938 sobre lo que era la antigua prisión del castillo de York y en él se han reconstruido escenarios de calles de la época victoriana, la cual se desarrolla desde 1837 hasta 1901, coincidiendo con el reinado de la célebre monarca inglesa Victoria I. En su interior destaca la reproducción de una espectacular calle victoriana representada al detalle y a escala real, en la que sentiremos que viajamos al mismísimo siglo XIX. Además, el museo cuenta con una galería de juguetes de diversas épocas, y vestuario de antaño que nos podemos probar.

El precio es de £10.00 para los adultos, £5.00 para estudiantes de 17 a 24 años y gratis para menores de 16 años acompañados de un adulto. Además, en caso de que no os diera tiempo a verlo entero, la entrada también vale para el día siguiente. Sin duda, es una de las cosas que más nos impresionó de York, totalmente recomendable.


york inglaterra museo

Por último, una actividad diferente: un tour fantasmal. Si habéis viajado por otras ciudades inglesas, habréis visto que hay muchos tours de miedo, de hecho hay varios en la propia York. De los muchos que vimos que ofertaban elegimos este y la verdad es que acertamos totalmente. El elegido fue el llamado “The Ghost Hunt”, del que encontraréis folletos en la oficina de turismo o por la ciudad, ya que el mismo señor que hace el tour por las noches, se dedica a repartir folletos de su show durante el día. Lo reconoceréis por su aspecto intrigante y su vestimenta del siglo pasado. 
Realmente las historias que relata no dan miedo en sí, pero lo que más nos gustó fueron sus caras, gestos, vestimenta, trucos de magia y la manera irónica y cómica en que las cuenta. Fue realmente divertido.

Si lo que te asusta es no saber el suficiente inglés como para entenderlo, lo mejor es que habla despacio y acompaña lo que dice con gestos y mímica, por lo que, exceptuando alguna palabra que no sepamos, es fácil seguir el hilo.
El punto de encuentro es en cualquiera de los extremos de The Shambles a las 7:30 de la noche y el precio es de 5 libras sin necesidad de reservar.

Más alternativas

Como siempre, os proponemos más actividades para los que le quieran dedicar más tiempo a la ciudad. 

Nosotros solo fuimos al York Castle Museum, aunque hay otros bastante conocidos como son el National Railway Museum (Museo nacional del ferrocarril) y el Yorkshire Museum que os mencionábamos antes.

Otra de las cosas que nos quedó por hacer, ya que estaba en reformas cuando fuimos, es el Jorvik Viking Centre. Este centro recrea la época vikinga, más concretamente Jorvik, que es como se llamaba York en dicha época. Es una de las actividades preferidas de los turistas aunque hasta primavera de 2017 seguirá cerrado, si bien la tienda de recuerdos permanece abierta...curioso. Os dejamos su página web.

Si tenéis pensado entrar a varios de los museos de la ciudad, os puede ser útil la tarjeta YMT (York Museums Trust) que ofrece descuentos comprando entradas combinadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario