Valencia

Valencia es la capital de la Comunidad Valenciana y una de las ciudades más importantes de España con casi 800.000 habitantes.

El centro de la ciudad no es excesivamente grande en cuanto a superficie, por lo que se puede recorrer paseando, a excepción de un par de sitios a los que, si no se quiere caminar mucho, se puede ir en transporte público. Si por algo se conoce Valencia en el mundo es por sus fiestas locales, las Fallas, de las que hablaremos al final del artículo. El patrón de la Comunidad Valenciana es San Vicente Ferrer, que seguro escucharéis en algún momento de vuestra visita.

Muchos de los trenes que llegan a Valencia, lo hacen a la estación de Joaquín Sorolla, la más nueva y que se encuentra un poco más alejada del centro. A ella suelen llegar los trenes de media y larga distancia. Existe un bus amarillo que se puede coger allí de forma gratuita y que te lleva a la otra estación de trenes, la Estació del Nord (Estación del Norte), que está más céntrica. En la estación de Joaquín Sorolla hay una oficina de turismo en la que podremos coger un mapa de la ciudad.

¿Qué ver en Valencia?

El tour por Valencia puede partir de varios lugares ya que lo más bonito de la ciudad es el centro que queda delimitado por el cauce del Río Turia. Ojo, se trata del cauce antiguo, ya que ya que tras una fuerte riada a mediados del siglo XX se desvió el curso del río, y el antiguo cauce se transformó en un enorme espacio público que alberga diversos parques, espacios verdes, deportivos, etc.

Dependiendo de dónde te alojes, puedes empezar a ver la ciudad por un sitio o por otro. Se puede partir de la estación de metro de Xàtiva, parada en la cual se halla la Estació del Nord que antes mencionábamos. Merece la pena verla, pues fue la primera estación de ferrocarriles de Valencia construida en 1917. Destaca la decoración colorida de su fachada, donde la protagonista es la famosa naranja valenciana, uno de los símbolos de la ciudad.


valencia estacion de tren

A su vera se encuentra la gran Plaza de Toros de Valencia, una de las más grandes de España y que data de 1859. Frente a ella, podéis comer los famosos bocadillos de calamares del bar Los Toneles.

Si seguimos por la Avenida del Marqués de Sotelo llegaremos a la Plaza del Ayuntamiento, centro neurálgico de la ciudad, y en la que se encuentra la Casa Consistorial, edificio barroco del ayuntamiento.

Continuamos por la misma calle para llegar a otra zona con varios atractivos turísticos. En primer lugar veremos el Mercat Central, mercado inaugurado en 1928 en estilo modernista en el que podremos encontrar múltiples puestos de frutas, pescados y productos varios de la zona. En esa misma zona, fuera del propio mercado, hay un pequeño restaurante llamado también El Mercat, en cuyo escaparate se pueden ver dos grandes paellas con paellas valencianas, de carne y de marisco. Nos lo recomendaron y la verdad es que no decepcionó; muy bueno y bien de precio –el menú nos costó 11€–.

valencia mercado central


Frente al Mercat Central encontramos la Lonja de la Seda, edificio gótico Patrimonio de la Humanidad. Se construyó en pleno Siglo de Oro valenciano, época en la que el Reino de Valencia tenía gran prestigio económico y cultural, tanto dentro de la Corona de Aragón, como en toda Europa. Fruto de ese poder económico y comercial, se construyó este edificio.
Como curiosidad, en la fachada principal de la Lonja, junto al marco de una de sus ventanas, hay una pequeña escultura de un niño a lo "Caganer".

Parte de ese esplendor que comentamos se aprecia perfectamente en el Palacio del Marqués de Dos Aguas, también del siglo XV y cuya fachada no puedes dejar de ver. Hoy en día comprende el museo Nacional de Cerámica y de las Artes Suntuarias “González Martí” y se puede visitar.

Ahora toca desviarnos un poco para ver la Catedral de Valencia, construida en el siglo XIII en honor a Jaime I de Aragón, conquistador del Reino de Valencia. Algo obligatorio es subir a la Torre del Micalet (Torre del Miguelete), de unos 60 metros de altura. En la parte más alta hay una terraza a la que se puede subir por solo 2€, por unas estrechas y considerablemente altas escaleras de caracol. Las vistas desde lo más alto son muy recomendables.

Desde la alto de la torre se puede ver nuestra siguiente parada, La Plaza de la Virgen. Esta es una de las plazas más populares de la ciudad, cuyo nombre real es la Plaça de la Mare de Déu, en valenciano.

Terminando esta ruta sur-norte del centro de Valencia, se pueden ver dos grupos de torres que formaron parte de la muralla de la ciudad. Las primeras son las Torres dels Serrans (Torres de Serranos), construidas en el siglo XIV. Por otro lado, al oeste de la ciudad, se encuentran las Torres de Quart. En estas torres, las cuales datan del siglo XV, se pueden ver aún los agujeros causados por cañonazos en su parte frontal durante la Guerra de la Independencia del ejército francés. Para llegar hasta ellas, basta con seguir la calle de Quart (Carrer de Cavallers al principio y luego Carrer de Quart) desde la Plaza de la Virgen.

valencia torres de serrano
Torres de Serranos


Qué ver fuera del centro

De camino a la Ciudad de las Artes y las Ciencias, vamos a ver otros atractivos turísticos de la ciudad.

En primer lugar, vamos a partir de la plaza de Colón, a la que se puede llegar a partir de la calle de mismo nombre desde la Plaza de Toros. Allí encontraremos el Mercado de Colón, similar al Mercat Central, aunque este alberga restaurantes, cafeterías, etc. Qué mejor sitio para probar la auténtica Orxata valenciana con Fartons, los dulces típicos de la provincia!

De ahí, caminaremos hacia el antiguo cauce del río para ver el Puente de las Flores, y recorrer el paseo del río en dirección sudeste, por los jardines y zonas verdes del propio cauce. A nuestro paso veremos el Palau de la Música y el Parque Gulliver, un curioso parque infantil en el que el personaje gigante Gulliver –del cuento Los Viajes de Gulliver– yace tendido en el suelo y cuyo cuerpo ha sido transformado en múltiples toboganes.

Finalmente, llegamos a la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Este moderno conjunto de edificios es hoy en día todo un símbolo de Valencia. Se inauguró en 1998 con la construcción de L'Hemisfèric, cuyo ‘ojo’ alberga varias salas de cine IMAX. Desde entonces, se han construido El Museo de las Ciencias Príncipe Felipe en el 2000; L'Oceanogràfic (2002), el acuario más grande de Europa; El Palau de les Arts Reina Sofia (2005), sede de la Ópera de Valencia; y El Ágora (2009), un edificio dedicado a eventos musicales y deportivos.

valencia ciudad de las artes

Entre estos edificios se encuentran también el puente Assut de l'Or, más conocido como El Jamonero, y el jardín L'Umbracle.

Todo esta ciudad es obra del famoso arquitecto-ingeniero valenciano Santiago Calatrava y, como no podía ser de otra manera tratándose de este arquitecto, miles de controversias rodean la construcción de la obra. Primeramente, el proyecto acabó (aunque hoy en día sigue con temas pendientes) con un sobrecoste de casi 1000 millones de euros, una auténtica locura! Entre tanto, la cubierta del Palau de les Arts ha estado cerca de desprenderse, más tarde se inundó, mientras que el Ágora ha seguido sus pasos con múltiples goteras y diversos problemas en la cubierta. Por ello, Ágora sigue aún en obras y está sin terminar y la Generalitat Valenciana denunció a Calatrava.

Si tenéis la oportunidad, visitadla tanto de día como de noche, pues iluminado y con el reflejo del agua toma un aspecto sin igual.

valencia ciudad de las artes

Más alternativas

Para salir de fiesta, tomar algo, etc. el barrio de moda es Ruzafa, el cual se encuentra junto a la Estació del Nord. El bario consta de muchos bares, restaurantes y pubs, así que es recomendable dar una vuelta por la zona.

Si lo que buscas son discotecas, por la zona de la Ciudad de las Artes y las Ciencias hay dos bastante populares en Valencia: “Le premier” y “Mya”, aunque esto ya depende de los gustos musicales de cada uno.

Mestalla. Si somos un poquito futboleros, nos gustará visitar Mestalla, el campo del Valencia. Objetivamente es bastante bonito y se encuentra junto al cauce del río, cerca del Puente de las Flores. Eso sí, no esperes verlo hasta que lo tengas delante ya que se encuentra oculto entre varios altos edificios. Sin embargo, desde el Micalet se vislumbra el gran murciélago naranja que decora la parte más alta del estadio.

Playa Malvarrosa. Por último, siempre que el tiempo acompañe, se puede dar una vuelta por el puerto, comer en alguno de sus restaurantes frente al mar, o probar las aguas del mar Mediterráneo.

Excursión al Parque Natural de la Albufera y comer una buena paella en El Palmar –aunque rascándonos un poco el bolsillo–.

Bioparc. Si tenéis muchos días para visitar Valencia, podéis dar una vuelta por el zoo de la ciudad: el Bioparc (nosotros no tuvimos tiempo).


Fallas

Las fallas son las fiestas locales de Valencia y no solo se celebran ahí, sino también en muchos otros pueblos de la Comunidad Valenciana. Esta fiesta atrae a miles de personas, tanto españolas como de otros países, hasta el punto de alcanzar más de un millón de visitantes cada año en la semana fallera.

Lo peor que vivimos fueron los continuos petardos que te vas encontrando cada 2 pasos ojo, los tiran tanto los niños como mayores, especialmente estos últimos. Casi había que andar ojo avizor, no vaya a ser que te explotara uno en los pies. Por lo demás, es una fiesta que hay que ver al menos una vez en la vida. En cada rotonda se eleva una enorme falla: un monumento artístico fabricado con porespán, cartón, madera… por artesanos denominados "artistas falleros" durante todo el año, con el objetivo de ser quemados durante las fiestas de las Fallas. Cada falla tiene un tema, y son elogiadas con numerosos premios por categorías. Hay de varios tamaños, las grandes y luego las infantiles, que son más pequeñas. Cada figura de la falla se llama Ninot.

La mayor parte de los turistas llegan para la penúltima noche, la Nit del Foc (noche del fuego) en la cual un castillo de fuegos artificiales llena el cielo de madrugada. Después, todo el mundo se va a bailar y tomar algo a las múltiples verbenas que hay por la ciudad.

La Nit del Foc precede a la Nit de la Cremá, que es la noche en la que se queman todas las fallas. Desde las 22:00 hasta la 01:00 se queman por orden las fallas, desde las más pequeñas, al principio, hasta la Falla de la Plaza del Ayuntamiento, a la 01:00.

Durante el día, el espectáculo lo pone la Mascletá, una exhibición de petardos en un recinto vallado frente al Ayuntamiento de unos 10-15 minutos. Por las noches (o por las mañanas, según se mire), se produce la llamada Despertá, una nueva función de petardos acompañados de bandas de música que tiene lugar a las 8 de la mañana…vamos, que como te pille justo enfrente de casa te va a tocar despertarte.


La Nit de la Cremá es la última noche de la semana de Fallas, y al día siguiente vuelve a reinar la tranquilidad en la ciudad. :)

valencia fallas

No hay comentarios:

Publicar un comentario