Salzburg

La bella Salzburg –Salzburgo en español–, situada al norte de Austria, es la cuarta ciudad más grande del país y cuenta con 150.000 habitantes. Su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997, ya que conserva una gran cantidad de arquitectura barroca.

Probablemente lo primero que te venga a la cabeza al leer Salzburgo es la figura de uno de los músicos más célebres de la historia: Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791). Esto es debido a que Salzburgo es la ciudad que le vio nacer, y por ello en sus calles y tiendas encontramos continuamente referencias al compositor, hasta tal punto que roza la sobreexplotación. Además, cabe destacar también que la conocida película Sonrisas y lágrimas fue rodada en Salzburgo y sus alrededores, hecho que contribuyó al aumento del turismo.

La ciudad se puede visitar perfectamente en un día, y es una excursión recomendable si te encuentras en Viena o Múnich, por ejemplo. Desde Múnich, podemos llegar en tren en una hora y media o dos horas con el Bayern Ticket (únicamente con trenes M, no con RJ) que, aunque solo sea para Baviera, alcanza ciudades limítrofes como Salzburgo.

Es preciso mencionar que muchas de las visitas nos costarán dinero, por lo que dependiendo de en cuántos sitios queráis entrar, quizás os sale a cuenta sacar la Salzburg Card, disponible para 1, 2 ó 3 días.


¿Qué ver en Salzburgo?

La estación central de trenes de Salzburgo se encuentra al norte de la ciudad, a tan solo 20 minutos a pie del centro. Para que quede todo más claro dividiremos la ciudad en la parte al este del río y la parte al oeste del mismo, donde se encuentran casi todos los atractivos de la ciudad.

A lo largo de la visita fijaos bien en el suelo pues os encontrareis con baldosas doradas en memoria de víctimas de la Alemania nazi, están por toda Alemania así que seguro que las habréis visto. Se llaman piedras del tropiezo (Stolpersteine en alemán), ya que están hechas con esa forma y resalto para que la gente se tropiece y se pare a leer lo que la placa lleva escrito.

AL ESTE DEL RÍO

Si nos dirigimos hacia el sur desde la estación, rodeando el río Salzach por la calle Schwarzstraße, nos toparemos con el palacio y los jardines Mirabell. Construido a principios del siglo XVII, este edificio alberga hoy en día el ayuntamiento y las oficinas del alcalde de Salzburgo. En su interior encontraremos la “Sala de Mármol”, una de las estancias nupciales más bellas del mundo, en la que Mozart y su familia celebraron varios conciertos. La entrada al recinto es gratuita, pero no siempre permitida.

En esta Schwarzstraße hay un par de cafés elegantes y agradables, un poco caros pero asequibles. Uno es el Café Sacher y otro el Café Bazar.

Continuamos por la misma calle hasta que nos encontramos, a la izquierda, con una pequeña plaza llamada Makartplatz. En el lado derecho, se sitúa la vivienda de la familia Mozart, que de 1773 a 1780 fue residencia del célebre músico. Se trata de un enorme edificio de tres plantas, con fachadas amarillas y ventanas blancas. Dos tercios de la casa fueron destruidos durante la Segunda Guerra Mundial, siendo restaurada a finales del siglo XX. En su interior, encontramos amplias estancias con decoración de la época y numerosos objetos que pertenecieron a la familia Mozart. Los precios y horarios están en su página web.

salzburgo mozart
Vivienda de la familia Mozart en Makartplatz

Al fondo de la plaza Makartplatz se erige la iglesia de la Santísima Trinidad (Dreifaltigkeitskirche), construida en el siglo XVII.

Antes de cruzar el río, podríamos pasear por Kapuzinerberg, una colina situada junto a la orilla norte. Por sus laderas hay numerosos recorridos y paseos desde los que se puede disfrutar de unas hermosas vistas del río Salzach y el sur de la ciudad. La entrada a la red de caminos se sitúa junto al puente Staatsbrücke.

AL OESTE DEL RÍO

En cuanto cruzamos alguno de los puentes, entramos de lleno en el centro histórico de la ciudad. Una idea es cruzar por el Makartsteg, el puente que está lleno de candados y girar a mano derecha por la calle Griesgasse. Justo ahí hay un supermercado llamado BILLA AG en el que descubrimos que venden todo tipo de souvenirs (chocolates, mozartkugeln, jarras de cerveza...) que encontraremos en las calles más turísticas mucho más baratos, así que os recomendamos comprar aquí los recuerdos que os queráis llevar.

Al final de la misma giramos a la izquierda donde nos toparemos con la iglesia de San Blasius (Loretto Geistliches Zentrum St. Blasius).

Desde aquí nace la arteria más importante y conocida de Salzburgo, Getreidegaße. Es la principal calle del casco histórico. Es de carácter comercial, y su mayor atractivo turístico reside en los hermosos carteles y letreros de las tiendas y establecimientos que allí se encuentran, de estilo barroco. La altas y estrechas casas de esta histórica calle son de estilo tradicional, con toques medievales. Es todo un icono de Salzburgo.

En el número 9 de la calle Getreidegaße se sitúa la casa en la que nació Mozart (Mozarts Geburtshaus) en enero de 1756, y donde residió la familia hasta 1773. En su interior encontraremos instrumentos, partituras y otras pertenencias de la familia Mozart, así como las estancias y mobiliario de la época. La entrada es algo cara: a la derecha de esta página web tenéis sus precios más actualizados y el horario. Los precios que hay entre paréntesis son los combinados para entrar a esta casa y a la casa donde vivió, anteriormente mencionada. 

En cualquiera de las tiendas de recuerdos de Salzburgo podréis probar las llamadas Mozartkugeln, unas bolas de chocolate rellenas de mazapán, creadas en 1890 en honor al compositor y que son típicas de la ciudad.

calle salzburgo Getreidegaße
Calle Getreidegaße

La propia calle Getreidegaße desemboca en Alter Markt, la antigua plaza del mercado, del siglo XIII. Allí podremos admirar la Fürsterzbischöfliche Apotheke, una farmacia con espectacular decoración rococó; el histórico Café Tomaselli, el más antiguo de Salzburgo fundado en 1700 y que era a menudo frecuentado por la familia Mozart; y, dos casas a su derecha, la casa más pequeña de Salzburgo, de tan solo 1,42 metros de ancho.

La plaza de Alter Markt se abre a Residenzplatz, el corazón del casco de Salzburgo. Alberga la residencia del arzobispo (Residenz) construida en 1600. Su interior, compuesto por opulentas habitaciones y salones repletos de frescos, se puede visitar, así como la sala donde actuó Mozart por primera vez en público a los 6 años. El precio de la entrada incluye otros atractivos como la galería de arte Residenzgalerie o el museo de la catedral Dommuseum, entre otros. Aquí tenéis los horarios y precios de la entrada conjunta para visitar lo que llaman DomQuartier (barrio de la catedral).

En el sur de la plaza se erige la catedral de Salzburgo (Salzburger Dom), donde se encuentra la pila bautismal en la que se bautizó Mozart. Es el edificio religioso más emblemático de la ciudad, y tiene una enorme cúpula de estilo italiano y una espectacular fachada. Se construyó en el siglo XVII en estilo barroco. Su acceso es gratuito.

Al otro lado de la catedral se encuentra la plaza Kapitelplatz, en la que destaca un abrevadero (Kapitelschwemme), una enorme bola dorada con un señor encima y un gran ajedrez a sus pies. Y terminando de rodear la catedral, llegaremos a la plaza de la Catedral (Domplatz), en la que se encuentra la abadía de San Pedro (Stiftskirche Sankt Peter), con sus catacumbas (precio catacumbas 2 euros) y la iglesia de los Franciscanos (Franziskanerkirche), de acceso gratuito. Esta oscura y austera iglesia es muy curiosa ya que tanto desde fuera como desde dentro se aprecia la sucesión de estilos que hay en ella debido a las varias reconstrucciones que ha vivido durante su historia desde el siglo VIII. Principalmente la iglesia se divide en dos partes: la nave de estilo románico y el coro de gótico tardío.

catedral de salzburgo nevada
La iglesia de los Franciscanos a la izquierda; la catedral a la derecha; la Kapitelplatz en primer plano. Vistas desde la fortaleza de Hohensalzburg.

Al salir de la abadía de San Pedro, concretamente en la calle Festungsgasse 17, veremos que hay un funicular (FestungsBahn). Este se usa para subir a la colina sur de Salzburgo, en la cual se alza la fortaleza de Hohensalzburg (Festung Hohensalzburg), construida en el siglo XI. Se trata de la fortaleza más grande y mejor conservada de Europa Central. En el funicular se puede comprar la entrada conjunta (funicular + fortaleza), pero no se permite coger el funicular únicamente. En cambio, se puede subir andando en no más de 10-15 minutos. En este caso la entrada exclusivamente a la fortaleza cuesta 11,5 € para adultos y 6,5€ para niños (6-14 años). El horario es de enero – abril: 9.30–17.00; mayo – septiembre: 9.00–19.00; octubre – diciembre: 9.30–17.00.

La fortaleza ha sufrido numerosas modificaciones hasta llegar a su aspecto actual, que data del siglo XV. Ha servido de residencia de arzobispos y príncipes, de cárcel y de cuartel. Desde ella podremos conseguir unas vistas espléndidas de la ciudad y el río, y en su interior, destaca un museo dedicado a elementos de tortura de la Edad Media. A su vez, encontraremos otros museos y estancias con arquitectura y mobiliario de la época.

Junto a la fortaleza descubrimos otro mirador excepcional, llamado Richterhöhe que veremos en varios carteles. Desde él se obtienen grandes vistas de la propia fortaleza y, al otro lado, de los Alpes.

salzburgo turismo
Vistas de Salzburgo, con la fortaleza en lo más alto

Volviendo hacia el río, se puede pasear por la calle Universitätsplatz, por la plaza de la universidad (que se encuentra en esa misma calle) y visitar la iglesia de la Colegiata (Kollegienkirche), la cual forma parte de la Universidad y fue construida a finales del siglo XVII en lo que se considera hoy en día un perfecto ejemplo de arquitectura barroca. Finalizamos la visita con la plaza Herbert-von-Karajan-Platz y otro abrevadero, Pferdeschwemme.

Lo ideal para terminar de descubrir Salzburgo es pasear por sus estrechas y serpenteantes calles, descubriendo sus joyas arquitectónicas barrocas.


Más alternativas

Augustinerbräu - Kloster Mülln. La cervecería más grande de Austria y sin duda una parada obligatoria. Se encuentra en la calle Lindhofstraße 7. Asentada sobre un antiguo monasterio de augustinos (Kloster es monasterio en alemán), es un sitio especial y peculiar, con un modus operandi distinto al de las clásicas cervecerías: tienen una estantería llena de tradicionales jarras de barro cocido, de donde hemos de coger una, enjuagarla en un grifo que hay al lado, y con ella pasar por caja para pedir la cerveza que queramos y, a continuación, llevarla a una zona donde nos la llenan directamente del barril. No os sentéis en las mesas porque no os van a atender. También disponen de un área lleno de puestos de comida austriaca y bávara de todo tipo, que recibe el nombre de Schmankerlstände, donde podréis comprar algo para comer en la mesa. Tal y como definen en su página web, este es un lugar de encuentro para todo el mundo, en el que se elabora la cerveza desde el año 1621, si bien la propia cervecería data del año 1912. Para quien lo desee, existen visitas guiadas. El horario de apertura es de lunes a viernes: 15.00 - 23.00; sábados, domingos y festivos: 14.30 - 23.00 y cierra en nochebuena, día de navidad, nochevieja y año nuevo.

Como curiosidad, os fijaréis que la gran mayoría de las mesas son Stammtisch, algo muy popular en esta región del sur de Alemania y Austria. Traducido al español, sería algo así como mesas de encuentro, en las cuales poder hacer tertulias y charlar. Su principal característica es que están reservadas para clientes frecuentes del local. Por eso veréis carteles que indican para quién están reservadas, qué días y a qué horas. Hay familias o grupos de amigos que llevan años e incluso décadas visitando el local semanalmente, de tal manera que se han ganado el derecho a tener un lugar garantizado para cuando quiera venir a charlar y beber.

cervecería augustiner salzburgo monasterio
Interior del Augustinerbräu - Kloster Mülln

La ciudad de Salzburgo es una de las más encantadoras de la Europa central, y sin duda merece una visita de un día entero. Es especialmente recomendable ir en época navideña, ya que podremos admirar sus famosos mercadillos, siendo los más conocidos los que tienen lugar en Domplatz y Residenzplatz.

No obstante, es necesario deciros que la mayor parte del año llueve en Salzburgo, así que os aconsejamos ser precavidos e ir con un buen paraguas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario