Salzburg

La bella Salzburg –Salzburgo en español–, situada al norte de Austria, es la cuarta ciudad más grande del país. Su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997, ya que conserva una gran cantidad de arquitectura barroca.

Probablemente lo primero que te venga a la cabeza al leer Salzburgo es la figura de uno de los músicos más célebres de la historia: Mozart. Esto es debido a que Salzburgo es la ciudad que le vio nacer, y por ello en sus calles y tiendas encontramos a menudo referencias al compositor.

Cabe destacar también que la conocida película Sonrisas y lágrimas fue rodada en Salzburgo y sus alrededores, hecho que contribuyó al aumento del turismo.

La ciudad se puede visitar perfectamente en un día, y es una excursión recomendable si te encuentras en Viena o Munich, por ejemplo. Desde Munich, podemos llegar en tren en 1 h y media o 2 h.


¿Qué ver en Salzburgo?

La estación central de trenes de Salzburgo se encuentra al norte de la ciudad, a tan solo 20 minutos a pie del centro.

Si nos dirigimos hacia el sur desde la estación, rodeando el río Salzach por la calle Schwarzstraße, nos toparemos con el palacio y los jardines Mirabell. Construido a principios del siglo XVII, este edificio alberga hoy en día el ayuntamiento y las oficinas del alcalde de Salzburgo. En su interior encontraremos la “Sala de Mármol”, una de las estancias nupciales más bellas del mundo, en la que Mozart y su familia celebraron varios conciertos. La entrada al recinto es gratuita, pero no siempre permitida.

Continuamos andando por Schwarzstraße hasta que nos encontramos, a la izquierda, con una pequeña plaza llamada Makartplatz. En el lado derecho, se sitúa la vivienda de la familia Mozart, que de 1773 a 1780 fue residencia del célebre músico. Se trata de un enorme edificio de tres plantas, con fachadas amarillas y ventanas blancas. Dos tercios de la casa fueron destruidos durante la Segunda Guerra Mundial, siendo restaurada a finales del siglo XX. En su interior, encontramos amplias estancias con decoración de la época y numerosos objetos que pertenecieron a la familia Mozart.

salzburgo mozart

Al fondo de la plaza Makartplatz se erige la iglesia de la Santísima Trinidad (Dreifaltigkeitskirche), construida en el siglo XVII.

Antes de cruzar el río para llegar al puro centro de Salzburgo, podríamos pasear por Kapuzinerberg, una colina situada junto a la orilla norte. Por sus laderas hay numerosos recorridos y paseos desde los que se puede disfrutar de unas hermosas vistas del río Salzach y el sur de la ciudad. La entrada a la red de caminos se sitúa junto al puente Staatsbrücke.

En cuanto cruzamos el puente, si continuamos andando por la calle Rathausplatz, llegaremos a la arteria más importante y conocida de Salzburgo, Getreidegaße. Es la principal calle del casco histórico. Es de carácter comercial, y su mayor atractivo turístico reside en los hermosos carteles y letreros de las tiendas y establecimientos que allí se encuentran, de estilo barroco. La altas y estrechas casas de esta histórica calle son de estilo tradicional, con toques medievales. Es todo un icono de Salzburgo.

En el número 9 de la calle Getreidegaße se sitúa la casa en la que nació Mozart (Mozarts Geburtshaus) en enero de 1756, y donde residió la familia hasta 1773. En su interior encontraremos instrumentos, partituras y otras pertenencias de la familia Mozart, así como las estancias y mobiliario de la época. La entrada es algo cara: 10€ para adultos y 17€ si compras también la entrada de la otra residencia de Mozart, anteriormente mencionada.

Al final de la calle, nos toparemos con la iglesia de St. Blasius (Kirche St. Blasius). A la izquierda encontramos el Abrevadero de caballos (Kapitelschwemme).

A continuación volveremos al centro por la calle paralela a Getreidegaße (Universitätsplatz), pasando por la plaza de la universidad y la iglesia de la Colegiata. Finalmente, llegaremos a Alter Markt, la antigua plaza del mercado, del siglo XIII. Allí podremos admirar la Fürsterzbischöfliche Apotheke, una farmacia con espectacular decoración rococó. A su lado, se sitúa la casa más pequeña de Salzburgo.

La plaza de Alter Markt se abre a Residenzplatz, el corazón del casco de Salzburgo. Alberga la residencia del arzobispo, Residenz, que es hoy en día una galería de arte. En el sur de la plaza se erige la catedral de Salzburgo (Salzburger Dom), donde se encuentra la pila bautismal en la que se bautizó Mozart. Es el edificio religioso más emblemático de la ciudad, y tiene una enorme cúpula de estilo italiano y una espectacular fachada.

Tras la plaza de la Catedral, se sitúan la iglesia de los Franciscanos (Franziskanerkirche) y la abadía de San Pedro, con sus catacumbas.

salzburgo fotos
La iglesia de los Franciscanos a la izquierda y la catedral a la derecha

Lo ideal para terminar de descubrir Salzburgo es pasear por sus estrechas y serpenteantes calles, descubriendo sus joyas arquitectónicas barrocas.

Por último, podemos subir a la colina sur de Salzburgo, en cuyo alto se alza la fortaleza de Hohensalzburg, construida en el siglo XI. Se trata de la fortaleza más grande y mejor conservada de Europa Central. Hay un funicular que te lleva hasta ella. La entrada cuesta 8 € para adultos, y el funicular es aparte.

La fortaleza ha sufrido numerosas modificaciones hasta llegar a su aspecto actual, que data del siglo XV. Ha servido de residencia de arzobispos, príncipes, cárcel y cuartel. Desde ella podremos conseguir unas vistas espléndidas de la ciudad y el río, y en su interior, destaca un museo dedicado a elementos de tortura de la Edad Media. A su vez, encontraremos otros museos y estancias con arquitectura y mobiliario de la época.

La ciudad de Salzburgo es una de las más encantadoras de la Europa central, y sin duda merece una visita de un día entero. Es especialmente recomendable ir en época navideña, ya que podremos admirar sus hermosos mercadillos y decoración.

No obstante, es necesario deciros que la mayor parte del año llueve en Salzburgo, así que os aconsejamos ser precavidos e ir con un buen paraguas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario