München

Múnich, también llamado München en alemán, es la capital del Land de Baviera (Bayern en alemán). Además, con casi 1.400.000 habitantes, es la tercera ciudad más grande de Alemania, tan solo superada por Berlín y Hamburgo.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Múnich quedó en un pobre estado, tal y como sucedió con muchas otras ciudades europeas. Sin embargo, el proceso de reconstrucción fue llevado a cabo con riguroso detalle en las décadas posteriores.

Además de las tragedias de la Segunda Guerra Mundial, otro horrible hito marca la historia reciente de Múnich. Se trata de la masacre de Múnich en 1972, llevada a cabo en la XX edición de los Juegos Olímpicos de verano. Septiembre Negro, un comando de terroristas palestinos, secuestró a once deportistas israelíes. La película “Munich” de Steven Spielberg rodada en 2005 cuenta esta terrible historia.

En cuanto a la religión, es importante señalar que, mientras en el norte de Alemania la mayor parte de la población es protestante, en el sur de Alemania y en especial en Bavaria se profesa el catolicismo. Por ello las iglesias que encontraremos por el sur de Alemania son, en su mayoría, católicas.

¿Qué ver en Múnich?

Toda visita a la ciudad ha de empezar en la Marienplatz. Esta plaza es el alma de Múnich, tanto por su ubicación y por lo que tiene alrededor, como por el impresionante ayuntamiento de Múnich que hay en ella. El llamado Nuevo Ayuntamiento (Neues Rathaus), destaca por sus 100 metros de longitud y su excesiva ornamentación. Además, este edificio neogótico, construido entre los años 1867 y 1908, consta de una torre de 85 metros de altura. Se puede visitar también el patio del edificio. Algo que gusta mucho a los turistas es el famoso carillón que hay en dicha torre. Fue construido en 1908 y consta de 43 campanas y 32 figuritas. 

Enfrente del ayuntamiento se encuentra la iglesia católica Peterkirche, a la cual se puede subir por tan solo 1,5€ (1€ con carné de estudiante) y ver toda la ciudad desde su parte alta, especialmente la plaza del ayuntamiento. Por ese precio, es imprescindible subir.

Si seguimos por la calle Kaufingerstraße (la calle comercial de Múnich), llegaremos al otro edificio símbolo de la ciudad: la Iglesia de Nuestra Señora de Múnich (Frauenkirche). Esta iglesia católica data de 1494 y fue construida en estilo gótico tardío. Tiene una altura de 99 metros ya que, por orden del ayuntamiento, no pueden existir edificaciones superiores a los 100 metros. Sus torres pueden ser vistas desde cualquier punto de la ciudad. También hay que decir que todo lo impresionante que es por fuera, no lo es en absoluto por dentro. Está un tanto triste decorada aunque, como la entrada es gratis, podéis ir cuando queráis a ver qué opináis.


munich marienplatz
Vista del Rathaus y la Frauenkirche a la izquierda desde la torre de la Peterkirche

Una curiosidad de la iglesia es la Huella del Diablo (teufelstritt) que hay en su interior. Cuenta la leyenda que el arquitecto de la Frauenkirche Jörg Von Halsbach hizo una apuesta con el diablo que consistía en lo siguiente: si el diablo no se entrometía durante la construcción, Von Halsbach construiría la iglesia sin ventanas. Sin embargo este hizo caso omiso y construyó ventanas que el diablo no podía ver. Cuando este se enteró, trató de entrar pero al ser suelo sagrado no pudo. A pesar de haber ganado la apuesta, el mismo año en que se terminó de construir la iglesia (1488), Von Halsbach falleció... Y lo que quedó de la leyenda, es una huella del propio diablo. 

A escasos minutos de Marienplatz se encuentra la otra plaza famosa de la ciudad, la llamada Odeonsplatz. En esta importante plaza se encuentran:

  • Feldherrnhalle (Templo de los generales). Icono de honor del ejército bávaro, construcción que data de 1841. Se encuentra en la célebre calle Residenzstraße. Aquí tuvo lugar el famoso Putsch de Hitler, un fallido intento de golpe de estado en 1923 en el que Hitler fue detenido y murieron 4 policías y 14 militantes del partido nazi. Sin embargo, cuando el partido de Hitler subió al poder, el Feldherrnhalle se convirtió en un símbolo del partido nazi (NSDAP, -Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán de Hitler-). A partir de ese momento, todo el que pasaba por ahí estaba obligado a hacer el saludo nazi (Hitlergruß) en memoria a los 14 militantes muertos, conocidos como los mártires de Feldherrnhalle. Sin embargo, muchos alemanes que no simpatizaban con el partido, elegían pasar por la calle paralela, la calle Viscardigaße, con el fin de evitar el saludo. Cuando los guardias descubrieron este hecho, se dedicaron a detener a aquellos no simpatizantes que preferían pasar por Viscardigaße. Hoy en día se pueden ver unas baldosas doradas en memoria al camino que seguían los no simpatizantes del partido nazi.
  • Theatinerkirche (Iglesia de los Teatinos). Esta iglesia, construida a finales del siglo XVII en estilo Rococó, destaca por su gran fachada amarilla finalizada en 1768. Las tumbas de Maximiliano II, rey de Baviera (1811-1864) y su esposa María de Prusia (1825-1889) se encuentran en una capilla, y en la cripta se hallan las tumbas de otros miembros de la familia Wittelsbach, la dinastía real que gobernó en Baviera durante siglos. 

Maibaum. En Viktualienmarkt, un famoso mercado en el centro de Múnich, se encuentra este alegre símbolo: el Maibaum (árbol de mayo). Se trata de un tronco, decorado con los colores azul y blanco de Baviera, que era levantado cada 1 de mayo como parte de las mundialmente conocidas Fiestas de Mayo. Se suele colocar en los pueblos de Baviera y solía ser decorado con oficios o productos tradicionales del estado. El Maibaum de Viktualienmarkt es el más famoso de Múnich.

munich viktualienmarkt


Cervecería Hofbräuhaus. En Múnich hay muchas marcas de cervezas y muchas cervecerías famosas. Una de ellas es la llamada HB (Hofbräu), que se inauguró de 1589, con el objetivo de proveer Weißbier (Cerveza blanca) a la familia Wittelsbach. En 1828, por decreto del rey Luis I de Baviera, fue abierta al público. En 1945 fue completamente destruida y en 1956 reconstruida con el aspecto que tiene actualmente. Cabe destacar que es una de las más famosas cervecerías alemanas y tienen locales en las ciudades más importantes del país.

El local por dentro es una maravilla llena de historia y curiosidades. Se encuentra cerca de Marienplatz, en la calle Platzl 9, por eso se le llama Hofbräuhaus am Platzl. Allí podéis probar los platos típicos alemanes, destacando el codillo en nuestra opinión, y la cerveza HB, en jarra de 1 litro si os veis fuertes (Maß se llama). Hay gente que lleva yendo ahí toda su vida y se han ganado el derecho a guardar sus propias jarras con candados en el propio restaurante, lugar que todo el mundo busca para conseguir la foto.

Teatro nacional (Nationaltheater München). Es la sede de la Ópera de Baviera (Bayerische Staatsoper), ubicada en la plaza Max-Joseph. El edificio es de estilo neoclásico, diseñado por Leo von Klenze en 1825. En él se estrenaron varias óperas del compositor Richard Wagner y, a finales de siglo, el célebre Richard Strauss –nacido en Múnich precisamente– se hizo cargo de la dirección de la orquesta.

Dar un paseo por el parque Englischer Garten (Jardín Inglés) es otra de las paradas obligatorias. Se trata de un parque en medio de la ciudad y es uno de los más grandes del mundo, más incluso que Central Park. El canal artificial Eisbach atraviesa el parque. Este canal es famoso por la llamada “ola”, en la cual se reúne la gente para practicar surf! También podrás tomarte una cerveza en los clásicos Biergärten, literalmente “Jardín de la cerveza” y que se remontan al siglo XVI.

munich english garden

El Palacio de Nymphenburg, ubicado en la parte oriental de la ciudad. Este impresionante palacio barroco fue fundado como residencia vacacional para el heredero al trono, Max Emanuel (también conocido como Maximilian II Emanuel, Elector de Baviera), que nació en 1662.

Olympiastadion München. Este estadio, alejado del centro de la ciudad, fue construido para ser usado en los Juegos Olímpicos de Múnich 1972, y el Mundial de Fútbol de 1974. Es famoso por su característica cubierta de arquitectura textil y su creador fue el arquitecto alemán Frei Otto, recientemente fallecido. Aparte del propio estadio, se puede ver toda la zona deportiva y sus muchas otras instalaciones. Además, se puede ver toda la ciudad desde las partes más altas del parque olímpico.

munich olympiastadion

Justo en ese mismo emplazamiento, se encuentra la sede principal de BMW (Bayerische Motoren Werke). Aunque no te gusten los coches, no dudes en acercarte a este espectacular edificio con sus cuatros torres cilíndricas de poco más de 100 metros de altura.


Más alternativas

Oktoberfest. Imaginamos que no hay nadie que no conozca esta fiesta tradicional alemana, ya que es la más grande de Alemania. Como su propio nombre indica, “fiesta de octubre”, se celebra en dicho mes, aunque empieza en septiembre, concretamente el primer fin de semana después del 15 de septiembre. Esta popular celebración es conocida por sus enormes cervezas y su ambiente alegre, y atrae a millones de turistas cada año a Múnich en estas fechas. En fin de semana es casi imposible encontrar sitio bajo las carpas, por lo que mucha gente prefiere ir entre semana. La fiesta tiene lugar en Theresienwiese (Prado de Teresa) y, como curiosidad, la única jarra que vas a poder pedir es la de litro!, cuyo precio suele rondar los 12€. Además, otra de las principales atracciones son los trajes típicos tradicionales de Alemania: las chicas llevan un vestido llamado Dirndl mientras que los chicos suelen llevar el clásico pantalón de cuero llamado Lederhose. La tradición dice que el lazo del delantal del dirndl se pone en la izquierda si la chica está soltera, en la derecha si está casada o comprometida, en el medio si es virgen y detrás si es viuda. Las camareras también lo llevan atrás. 

La fiesta en sí es como una feria típica alemana pero a lo grande, ya que tiene desde atracciones tipo lanzadera, noria, de todo. Luego están también los puestos de comidas varios y los recintos de las distintas cervezas, con una carpa en la que suele ser imposible coger sitio y una zona exterior con mesas más accesible a la gente. Algunas de las cervezas más conocidas que se pueden beber en el Oktoberfest son Augustiner-Bräu, Löwenbräu, Paulaner o Spatenbräu, entre otras. Gracias a su fama mundial, muchas ciudades hacen sus propias imitaciones de la fiesta.

Con toda esta situación que se está viviendo en el mundo con respecto al terrorismo, cada vez hay más seguridad en los recintos y suele haber registros de las mochilas y bolsos con las que se accede al interior.

Un día que madruguéis mucho, no podéis dejar de tomar el auténtico desayuno bávaro, el cual consta de weißwurst (salchichas blancas), un bretzel y mostaza dulce, además de una buena cerveza de medio litro. Seguramente no será lo que más le apetece a uno para desayunar pero ya se sabe: donde fueres…

munich weisswurst

Os guste el fútbol o no, también merece mucho la pena acercarse al Allianz Arena, estadio de los dos equipos de la ciudad: el Bayern München (Primera división) y el TSV 1860 München (Segunda división). Lo más curioso de este estadio es que está compuesto de 2.874 paneles de metal capaces de cambiar de color. Así, cuando juega el Bayern München se ilumina de rojo, cuando juega el 1860 se ilumina de azul y cuando lo hace la selección alemana se ilumina de blanco. Incluso en el día de San Patricio (patrón de Irlanda) se ilumina de verde!

munich allianz arena

Contrariamente a lo que la gente pueda pensar, el primer equipo de la ciudad fue el TSV, fundado obviamente en 1860. Este equipo fue durante mucho tiempo el más importante de Múnich y preferido del régimen nazi. El Bayern München, por el contrario, era el equipo perseguido por el régimen y se le conocía como "El club de los judíos" (Judenclub). De hecho, el presidente por aquella época Kurt Landauer, de sangre judía, tuvo que dejar el cargo y emigrar, aunque no pudo evitar acabar en el Campo de Concentración de Dachau en 1938.


¿Dónde comer?
 

Cervecería Augustiner (Augustiner-Bräu Wagner KG). Se trata de la cervecería más antigua de la ciudad y es famosa ya que su cerveza (Augustiner-Bräu) era la favorita del antiguo Papa Benedicto XVI, la cual era únicamente exportada al Vaticano. Hay un local en el centro en la calle neuhauser straße 27, que es la que une Stachus con Marienplatz. Sin embago, nosotros fuimos a otro que hay en Hackerbrücke, concretamente en la calle Landsberger Straße 19, que es más barato que el céntrico y se come igual de bien.

Weisses Bräuhaus, en la calle Tal número 7, cerca de Marienplatz.


Museos

El museo por antonomasia de la ciudad es el Deutsches Museum, un gran museo de ciencia ubicado en Musemsinsel.

También son destacadas las pinacotecas, tanto la Alte Pinakothek como la Neue Pinakothek. Los precios los encontráis en su página web, pero si tenéis la posibilidad, lo mejor es ir un domingo que cuesta tan solo 1 euro.
Excursiones desde Múnich
Campo de concentración de Dachau (KZ-Gedenkstätte Dachau). A tan solo 13 Km de Múnich se encuentra el campo de concentración de Dachau. Este es uno de los más significativos de la historia ya que fue el primer campo de concentración nazi, inaugurado el 22 de marzo de 1933, apenas unas semanas después del ascenso de Hitler al poder. Aunque la entrada es gratis, es recomendable contratar un guía especializado en el Campo.
Se llega fácilmente con el S2 desde Hauptbahnhof hasta “Dachau” y luego cogiendo el bus número 726 hasta el propio Campo. Habrá mucha gente así que no tiene pérdida.

Castillo de Neuschwanstein. También conocido como el castilo de Disney ya que Walt Disney lo eligió como castillo de la Bella Durmiente de Disneyland en California. El castillo se encuentra en la ciudad de Füssen, a unas dos horas de Munich.

El castillo, de estilo neorrománico, fue construido por orden expresa de Luis II de Baviera, comúnmente conocido como “El Rey Loco”, y se terminó en 1886. Fue diseñado como fruto de la pura imaginación y fantasía de Luis II, por eso tiene un aspecto tan impresionante. Esto se aprecia en su interior, donde cada habitación es un pequeño mundo de fantasía. Merece indudablemente la pena una visita, si contáis con tiempo suficiente en la ciudad. 

munich neuschwanstein castle

También se puede visitar el Castillo de Hohenschwangau, en el cual pasó su infancia el rey Luis II de Baviera, y que fue construido por su padre, el rey Maximiliano II de Baviera. Tras la muerte de Maximiliano II en 1864, Luis II vivió en él hasta que fue terminado su propio castillo, el de Neuschwanstein. También merece la pena visitarlo aunque evidentemente queda eclipsado por el castillo del Rey Loco.

La manera más fácil y económica para ir es con tren regional (comprando el llamado Bayern Ticket) hasta Füssen y luego un autobús desde la estación que se encuentra nada más salir del tren. En el autobús pone claramente a qué castillo de los dos mencionados anteriormente se dirige y no suele tardar más de 15-20 minutos. Lo mejor es ir con tiempo ya que para comprar las entradas del castillo suele haber largas colas.

Otra excursión interesante desde Múnich es Salzburgo, para la que también es válido el Bayern Ticket.

Lo mejor para movernos por la zona, sobre todo por Múnich, es descargarnos la aplicación de MVV, con la cual podemos ver qué líneas de metro hay que coger o la manera más rápida para ir de un sitio a otro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario