München

Múnich, también llamado München en alemán, es la capital del Land de Baviera (Bayern en alemán, Bavaria en inglés). Además, con casi 1.400.000 habitantes, es la tercera ciudad más grande de Alemania, tan solo superada por Berlín y Hamburgo.

Un dato curioso de esta ciudad es el origen de su nombre: "München", que en alemán antiguo significaba "en el lugar de los monjes", ya que la ciudad fue fundada en torno al siglo XII por monjes benedictinos. De hecho, el escudo de la ciudad representa un joven monje vestido de amarillo y negro, figura que sin duda encontraréis reflejada en numerosos lugares de Múnich. En 1158, Enrique el León (en alemán: Heinrich der Löwe), duque de Baviera y Sajonia, se asentó en este lugar y por eso otro de los símbolos de la ciudad es el león. En 1180, el lugar de Enrique lo ocupa la Casa Real Wittelsbach, de la que seguro oiréis hablar mucho durante vuestra visita a la ciudad.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Múnich quedó en un estado desastroso, tal y como sucedió con muchas otras ciudades europeas. Concretamente, se dice que un 85% quedó destruido. Sin embargo, el proceso de reconstrucción fue llevado a cabo con riguroso detalle en las décadas posteriores. Es una ciudad con muchísima historia por ser la cuna del nazismo, así que trataremos de detallar los sucesos importantes a lo largo de la historia relacionándolos con los edificios y monumentos que visitemos.

En cuanto a la religión, es importante señalar que, mientras en el norte de Alemania la mayor parte de la población es protestante, en el sur de Alemania y en especial en Baviera se profesa el catolicismo así que las iglesias que encontraremos por el sur de Alemania son, en su mayoría, católicas. Por esta razón, en Baviera gozan de cuatro días más de vacaciones al año (13 frente a 9) que en estados del norte como Hamburg, Bremen, Schleswig-Holstein o Niedersachsen (el 6 de enero, el 31 de octubre, entre otros).


¿Cómo ir del aeropuerto al centro?

Múnich está dividida en 4 zonas (Zonen) y 16 anillos (Ringe) de tal manera que cada zona se compone de 4 anillos. Las zonas son:
  • Innenraum (anillos 1-4)
  • München XXL (anillos 5-8)
  • Außenraum (anillos 9-12)
  • Gesamtnetz (anillos 13-16)
El aeropuerto se encuentra en la última zona por lo que un ticket individual de S-Bahn cuesta 11,20€, que es el precio correspondiente a un ticket para 4 zonas. Sin embargo, si llegamos por la mañana y tenemos planeado usar el metro varias veces, lo más económico es coger el ticket de día (Tageskarte) para las 4 zonas (Gesamtnetz), por un precio de 12,80€, así nos cubre el trayecto desde el aeropuerto, que es el más caro, y el resto de viajes del día. Para ir al centro (Hauptbahnhof, Marienplatz, etc.) hay que coger la línea S1 o S8, las únicas posibles.

Si tenemos planeado pasar el día únicamente por el centro, lo mejor es coger el ticket de día (Tageskarte) de la zona céntrica (Innenraum) por 6,60€. Un ticket individual de un trayecto en una única zona, sea la que sea pero sin salirse de ella, cuesta 2,80€. Si vais en grupos el ticket de día para 2-5 personas cuesta 12,60€ en Innenraum y 24,30 en Gesamtnetz.

Cuidado porque los tickets individuales hay que picarlos en las máquinas que hay en las bocas de metro (los de grupo, semanales y mensuales no hace falta); si pasa un revisor (van vestidos de paisanos) y te pillan sin ticket, con un ticket erróneo o con un ticket sin picar, la multa es de 60€.

Lo mejor para movernos por la zona, sobre todo por Múnich, es descargarnos la aplicación de MVG Fahrinfo, con la cual podemos ver qué líneas de metro, bus o tranvía hay que coger o la manera más rápida para ir de un sitio a otro.

*Aeropuerto de Allgäu-Memmingen. Aunque no pertenece a Múnich, también es posible llegar a este aeropuerto situado a 100 Km de la ciudad. Es mucho más pequeño y vuelan pocas compañías, siendo Ryanair la más conocida.


¿Qué ver en Múnich?

Múnich es de esas ciudades en que la parte más turística se encuentra muy concentrada en la almendra central y se puede recorrer entera sin necesidad de coger transporte público, tan solo andando. Vamos a dividir lo que hay que visitar en el casco antiguo y fuera del mismo.

CASCO ANTIGUO

Es fácilmente identificable en un mapa, queda delimitado en el norte por el Englischer Garten y el barrio de Maxvorstadt; en el sur por Viktualienmarkt; y en el suroeste por Sendlinger Tor, una de las puertas de la antigua ciudad medieval, construida en 1318. Al oeste del casco se encuentra la plaza Karlsplatz, también conocida como Stachus, que es el nombre de la galería comercial subterránea bajo la plaza. Allí se alza la Karlstor, una puerta a la ciudad antigua, así como el enorme y sorprendente edificio neobarroco del Palacio de Justicia (Bayerisches Justizministerium). Si tenéis la oportunidad de entrar dentro, os quedaréis maravillados con su hermoso hall interior donde destacan unas impresionantes escaleras iluminadas por una cristalera cenital.

palacio de justicia munich
Vista del Palacio de Justicia desde Karlsplatz junto con la pista de hielo en época navideña

Toda visita a la ciudad de Múnich ha de empezar en la Marienplatz, el punto central del casco antiguo, que debe su nombre a la Virgen María. Esta plaza es la principal de la ciudad desde que se fundara en 1158 y hoy en día es el alma de Múnich, tanto por su ubicación y por lo que la rodea, como por la presencia del impresionante edificio del ayuntamiento. Como curiosidad, en 2007 se instaló una cámara en el edificio que pone LUDWIG BECK, justo encima del nombre, que emite constantemente en directo el aspecto de Marienplatz por internet. Se puede ver aquí.

La columna de María (Mariensäule) destaca en el centro de la plaza, y fue construida durante la Guerra de los 30 años, en 1638 concretamente, poniendo fin a la ocupación sueca en Múnich. En la parte superior de la columna de mármol se puede ver a la Virgen María con el niño Jesús en sus brazos mientras que en la base hay 4 ángeles representando 4 temores que tenía la ciudad en dicha época.

Fuente de los Peces (Fischbrunnen). Situada en el otro lado de la plaza, en esta fuente se dejaban los peces frescos en la Edad Media cuando esta plaza albergaba un gran mercado.

El llamado Nuevo Ayuntamiento (Neues Rathaus), destaca por sus 100 metros de longitud y su excesiva ornamentación en la fachada. Además, este edificio neogótico, construido entre los años 1867 y 1908, consta de una torre de 85 metros de altura. Se puede visitar también el patio del edificio. Algo que gusta mucho a los turistas es el famoso carillón (Glockenspiel) que hay en dicha torre. Fue construido en 1908 y consta de 43 campanas y 32 figuritas. Se pone en marcha a diario a las 11:00, 12:00 y 17:00 y se nota porque la plaza se llena de turistas con sus cámaras apuntando a la torre del ayuntamiento. Hay que decir que es súper puntual y no dura más de 10 minutos así que conviene estar a tiempo. Dentro del propio ayuntamiento aunque no forma parte de él por así decirlo, se encuentra una oficina de turismo. Por otro lado, podéis pasaros por el sótano del ayuntamiento o Ratskeller, un restaurante de alto standing decorado estupendamente y en el que se puede tanto comer como tomar una cerveza.

Mirando al Nuevo Ayuntamiento de frente, vemos a nuestra derecha otro edificio con aspecto de iglesia. Pues bien, se trata del Antiguo Ayuntamiento (Altes Rathaus), construido por Jörg Von Halsbach en 1480, aunque el estilo neogótico actual se debe a su última reconstrucción en 1864. La torre es del año 1200. Desde 1983 hasta la actualidad alberga el Museo del Juguete (Spielzeugmuseum), cuyo horario es de 10:00 a 17:30. Estamos ante un edificio histórico pues en él tuvo lugar la Noche de los Cristales Rotos (Novemberpogrome o Kristallnacht en alemán) el 9 de noviembre de 1938. Con la excusa del asesinato del secretario de la embajada alemana en París a manos de un judío el día 7 de noviembre, en la noche del 9 se produjo un masivo ataque contra ciudadanos y negocios judíos, así como sinagogas, por parte de las SA (Sturmabteilung, tropas del NSDAP, llamados camisas pardas), SS y Gestapo, con la policía de su lado. Este levantamiento no solo se produjo en Múnich, sino en toda Alemania y Austria. Hitler se encontraba en una cena con compañeros de partido en el Antiguo Ayuntamiento cuando se enteró de la muerte del diplomático y fue entonces cuando llamó a Joseph Goebbels, uno de sus hombres de confianza y ordenó el ataque.

Frente al Nuevo Ayuntamiento se alza la iglesia católica Peterkirche, la cual se puede visitar por dentro gratuitamente, aunque lo verdaderamente imprescindible es subir a su torre por tan solo 3€ (2€ con carné de estudiante, 1€ niños de 6 a 18 años). La iglesia tiene una altura de 91 metros y para los que quieran subir, sepan que les esperan más de 300 escalones de un solo sentido por lo que suele haber mucho tráfico de personas pero la recompensa merece la pena: ver toda la ciudad desde su parte alta, especialmente la plaza del ayuntamiento y los Alpes de fondo por el otro. Es la típica foto que vemos en tantas postales. A la iglesia se entra por delante pero para subir a la torre hay que ir por detrás, situándose la entrada junto a la propia Marienplatz, bordeando la iglesia. El horario de la torre es de lunes a viernes 9:00-19:30 y sábados, domingos y festivos de 10:00 a 19:30.

ayuntamiento munich y catedral
Vista del Nuevo Ayuntamiento y la Frauenkirche a la izquierda desde la torre de la Peterkirche

Prácticamente al lado de la Peterkirche encontramos la Iglesia Cristiana (Heilig-Geist-Kirche), también de acceso gratuito. Se construyó en 1392 en estilo gótico. En el siglo XVIII, su interior fue remodelado y fue entonces cuando se añadieron los frescos barrocos que hoy podemos ver en sus techos, sin duda lo más llamativo del edificio. Una nueva reforma en 1885 le dio el aspecto actual por fuera y finalmente, tras la II Guerra Mundial, se sometió a la última reforma.

A escasos dos minutos, junto al Antiguo Ayuntamiento, se encuentra Viktualienmarkt, un famoso mercado en el centro de Múnich donde podréis comprar comida fresca, souvenirs o comer si el tiempo lo permite. Allí veremos también un alegre símbolo bávaro: el Maibaum (árbol de mayo). Se trata de un tronco, decorado con los colores azul y blanco de Baviera, que era levantado cada 1 de mayo como parte de las mundialmente conocidas Fiestas de Mayo. Se suele colocar en los pueblos de Baviera y solía ser decorado con oficios o productos tradicionales del estado. El Maibaum de Viktualienmarkt es el más famoso de Múnich.

Maibaum de Viktualienmarkt

Volviendo a Marienplatz hemos de fijarnos en la calle Tal, perpendicular a la plaza y que nace desde el edificio del Antiguo Ayuntamiento. Cuenta con varios restaurantes y tiendas. Esta calle acaba en la Isartor (puerta de Isar), una de las cuatro puertas que tenía la muralla que rodeaba la ciudad en época medieval, construida en 1337.

Si nos dirigimos hacia el norte, la segunda calle paralela a la calle Tal es la Münztraße,donde se sitúa la siguiente parada: la mundialmente conocida Cervecería Hofbräuhaus. En Múnich hay muchas marcas de cervezas y muchas cervecerías famosas. Una de ellas es la llamada HB (Hofbräu), que se inauguró de 1589, con el objetivo de proveer de Weißbier (cerveza blanca de trigo) a la familia Wittelsbach. En 1828, por decreto del rey Luis I de Baviera (1786-1868), fue abierta al público. En 1945 fue completamente destruida y en 1956 reconstruida con el aspecto que tiene actualmente. Cabe destacar que es una de las más famosas cervecerías alemanas y tienen locales en las ciudades más importantes del país. Asimismo, este fue un lugar asiduo de Hitler y sus compañeros de partido y la sala donde se reunían todavía se puede ver hoy en día, en la tercera planta. No se entra por la puerta principal de la cervecería, sino por la que está a la izquierda.

El local por dentro es una maravilla llena de historia y curiosidades. Se encuentra cerca de Marienplatz, en la calle Platzl 9, y por eso se le llama Hofbräuhaus am Platzl. Allí podéis probar los platos típicos alemanes, en nuestra opinión destacando indudablemente el codillo, y la cerveza HB, en jarra de 1 litro si os veis con fuerzas. Hay gente que lleva yendo allí toda su vida y se han ganado el derecho a guardar sus propias jarras con candados en el propio restaurante, lugar que todo el mundo busca para conseguir la foto. Para los que vayáis a cenar, apuntaos que no se puede pedir comida más tarde de las 22:00 porque la cocina cierra a esa hora y el restaurante en sí entre las 23:30 y las 00:00.

Hofbräuhaus hb munich cerveceria
Interior de la cervecería Hofbräuhaus

Nuestra siguiente parada es Alter Hof (Patio Antiguo), casi a continuación del HB. Se trata de la primera residencia de la familia de los Wittelsbach, la dinastía real que gobernó en Baviera durante siglos. El Duque Luis II de Baviera (1229-1294) –Ludwig II., der Strenge en alemán– la mandó construir en 1255 y fue su hijo Luis IV de Baviera (1282-1347) quien la estrenó. Al igual que casi todos los edificios de la ciudad, lo que vemos hoy en día es una reconstrucción que tuvo lugar a finales del siglo XX.

alter hof patio munich
 Interior del Alter Hof

Volvemos ahora a Marienplatz para caminar hacia el oeste, en dirección a Karlsplatz, por la calle comercial Kaufingerstraße, y llegaremos al otro edificio símbolo de la ciudad: la catedral de Nuestra Señora de Múnich (Frauenkirche). Esta iglesia católica data de 1494 y fue construida en estilo gótico tardío. Gracias a sus casi 99 metros de altura, sus torres pueden ser vistas desde cualquier punto de la ciudad ya que por orden del ayuntamiento no pueden existir edificaciones que superen la altura de la Frauenkirche. Estas torres, llamadas Zwiebelturm ("torre de cebolla") por sus cúpulas en forma de cebolla, curiosamente no miden igual, una mide unos cuantos centímetros más que la otra, hecho que evidentemente es casi imperceptible. También hay que decir que todo lo impresionante que es por fuera, no lo es en absoluto por dentro. Está un tanto triste decorada aunque, como la entrada es gratis, podéis ir cuando queráis a ver qué opináis.

Una curiosidad de la iglesia es la Huella del Diablo (Teufelstritt) que hay en su interior, en el suelo junto a la puerta principal. Cuenta la leyenda que el arquitecto de la Frauenkirche Jörg Von Halsbach (el mismo que diseñó el Antiguo Ayuntamiento) hizo la siguiente apuesta con el diablo: si el diablo no se entrometía durante la construcción de la iglesia, Von Halsbach construiría el edificio sin ventanas. Cuando la iglesia estuvo terminada, el diablo entró acompañado del arquitecto que le situó en el punto exacto donde hoy se encuentra la huella. Mirando desde aquí hacia la nave central, parece que el edificio no tiene ni una ventana. El diablo aceptó que el arquitecto había ganado, pero cuando entonces dio un pasó más descubrió el engaño y se enfureció tanto que pisoteó el suelo con tanta fuerza como para dejar su huella marcada para siempre. Desde entonces, se dice que el diablo acecha las torres de la iglesia en forma de fuertes vientos que intentan derribarla sin éxito. A pesar de haber ganado la apuesta, el mismo año en que se terminó de construir la iglesia (1488), Von Halsbach falleció... Y lo que quedó de la leyenda es la huella del diablo.

Yendo hacia el norte desde la zona de la Frauenkirche y Marienplatz pasaremos por la plaza Max-Joseph (en honor al rey de Baviera entre 1805 y 1825 Maximiliano I de Baviera –Maximilian I. Joseph en alemán–). En ella destaca el Teatro Nacional (Nationaltheater München), sede de la Ópera de Baviera (Bayerische Staatsoper). El edificio es de estilo neoclásico, diseñado por Leo von Klenze en 1825. En él se estrenaron varias óperas del compositor Richard Wagner y, a finales de siglo, el célebre Richard Strauss –nacido en Múnich precisamente– se hizo cargo de la dirección de la orquesta.

Plaza Max-Joseph con el Teatro Nacional de fondo y la calle Maximilianstraße a la derecha

Es preciso mencionar que desde esta plaza nace la calle Maximilianstraße, que lleva el nombre de quien la mandó construir, el rey Maximiliano II de Baviera –nieto del mencionado Maximiliano I de Baviera– en 1850. Todas las tiendas de marca (Gucci, Ralph Lauren, Giorgio Armani, etc.) se encuentran aquí por lo que se considera la calle más cara de la ciudad, cotejado además con el Monopoly de Múnich :)

Seguimos por tanto hacia el norte, bien por Residenzstraße, bien por Theatinerstraße para llegar a la otra plaza famosa de la ciudad, la llamada Odeonsplatz. En esta importante plaza se distinguen los siguientes monumentos:
  • Feldherrnhalle (Templo de los generales). Icono de honor del ejército bávaro, construcción que data de 1841. Aquí tuvo lugar el famoso Putsch de Hitler, un fallido intento de golpe de estado en 1923 en el que Hitler fue detenido y murieron 4 policías y 14 militantes del partido nazi. Cuando Hitler subió al poder en 1933, el Feldherrnhalle se convirtió en un símbolo del partido nazi (NSDAP, –Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán de Hitler–) y Hitler colocó una placa en un lado del Feldherrnhalle de tal manera que todo el que pasaba delante de ella estaba obligado a hacer el saludo nazi (Hitlergruß) en memoria a los 14 militantes muertos, conocidos como los mártires de Feldherrnhalle (Märtyrer der Bewegung). Actualmente la placa no está físicamente, pero se puede apreciar el lugar que ocupaba (justo frente a la fachada principal de la Residenz, en el muro bajo) ya que en esa parte de la pared se ha quedado la marca cuadrada de la insignia. Sin embargo, muchos alemanes que no simpatizaban con el partido, elegían pasar por la calle paralela, la calle Viscardigaße, con el fin de evitar el saludo nazi a la placa. Cuando los guardias descubrieron este hecho, se dedicaron a detener a aquellos no simpatizantes que preferían pasar por esta calle. Hoy en día se pueden ver unas baldosas doradas en Viscardigaße, en memoria al camino que seguían los no simpatizantes del partido nazi.
  • Theatinerkirche (Iglesia de los Teatinos). Esta iglesia, construida a finales del siglo XVII en estilo Rococó, destaca por su gran fachada amarilla finalizada en 1768. Las tumbas de Maximiliano II, rey de Baviera (1811-1864) y su esposa María de Prusia (1825-1889) se encuentran en una capilla, y en la cripta se hallan las tumbas de otros miembros de la familia Wittelsbach, la legendaria dinastía de Baviera de la que os hemos hablado antes. Se puede entrar de manera gratuita y hay que decir que por dentro es muy bonita y cuidada. Se entra por la fachada que da a Feldherrnhalle.

Feldherrnhalle a la izquierda y Theatinerkirche a la derecha
  • Residenz. Un palacio real, antigua residencia de reyes bávaros, y hoy convertido en museo. En su interior se puede visitar el mencionado museo (Residenzmuseum) donde destacan las hermosas habitaciones de la residencia real, y el tesoro (Schatzkammer), tanto por separado como con una entrada conjunta. Aquí tenéis los precios y aquí los horarios. Los jardines del palacio (Hofgarten) son muy bonitos, sobre todo con el buen tiempo, y se accede a ellos por una puerta lateral que da a la Odeonsplatz. Además, comunican directamente con el Englischer Garten.
Junto a los jardines, y a través de Prinzregentenstraße, accedemos al parque Englischer Garten (Jardín Inglés), otra de las paradas obligatorias de Múnich. En dicha calle nace el canal artificial Eisbach que recorre el parque. Este canal es famoso por la llamada “ola” (Eisbachwelle), donde curiosamente se reúne la gente para practicar surf!

Eisbachwelle

Se trata de un parque urbano y es, de hecho, el parque dentro de una ciudad más grande del mundo (373 hectáreas), más incluso que Central Park o Hyde Park. Dentro del propio parque podrás incluso tomarte una cerveza en los clásicos Biergärten, literalmente “Jardín de la cerveza”, que se remontan al siglo XVI. Uno de los mas conocidos es el que alberga la Torre China (Chinesischer Turm), uno de los símbolos del parque, de 25 metros de altura, construida en 1790 con madera y en la que a veces hacen conciertos en sus plantas superiores. La parada más cercana es Giselastraße (U3/U6).

No lo habíamos mencionado pero Múnich es una ciudad con río, concretamente el río Isar cruza la ciudad paralelamente al Englischer Garten. Una buena idea es recorrerlo hacia el sur desde el Englischer Garten, volviendo así al casco antiguo, para ver los atractivos que quedan al este del río ya que todo lo mencionado hasta ahora se encuentra al oeste del mismo. Las áreas situadas al este del río constituyen casi otra ciudad diferente, mucho más tranquila y alejada del turismo. Lo más destacable es la gran escultura Friedensengel; el impresionante edificio neorrenacentista Maximilianeum, construido en 1852 por el rey Maximiliano II de Baviera para alojar a los mejores estudiantes bávaros mientras hacían sus carreras en la Universidad de Múnich y que hoy en día mantiene esas labores además de dedicar algunas de sus salas al Parlamento de Baviera; por último, la pequeña Wiener Platz, en la que encontramos otro Maibaum.


FUERA DEL CASCO ANTIGUO

El barrio de Maxvorstadt. Si lo visto anteriormente era la zona más turística y señorial de la ciudad, esta es la zona para salir en Múnich. Para que nos orientemos, se encuentra justo al norte de Odeonsplatz, conectado por las calles Ludwigstraße y Leopoldstraße. Aquí hay múltiples restaurantes y numerosos bares en los que poder tomar algo y donde gran parte de la ciudad sale los fines de semana. Para conocerlo, podéis bajar en las paradas de metro de Universität (U3, U6) o Münchener Freiheit (U3, U6).

En la parada Universität encontramos lo que se conoce como el barrio universitario. Nada más salir del metro veremos un imponente edificio casi con aspecto de iglesia, el cual forma parte de la Ludwig-Maximilians-Universität, donde estudiaron, entre otros conocidos, el antiguo Papa Benedicto XVI y varios premios nobeles. Por otro lado, como curiosidad, en la calle Schellingstraße 2 se puede ver una de las pocas evidencias de la II GM que quedan en la ciudad: un muro de una facultad con múltiples agujeros de disparos en él, que se conoce en alemán como Wunden der Erinnerung, algo así como "heridas del recuerdo" o "heridas de la memoria". Este era uno de tantos lugares donde el régimen nazi fusilaba a la gente.

Königsplatz. Fuera del casco antiguo, se encuentra una de las plazas más importantes de la ciudad. Lo primero que llama la atención es la colección de estilos arquitectónicos que apreciaremos en ella:
  • Los Propíleos (Propyläen) –un pórtico en arquitectura griega clásica– de orden dórico. Fue inaugurado en 1862 tras una petición expresa años atrás del rey Luis I de Baviera (1786-1868) por la amistad entre Grecia y Baviera. El origen de esta amistad radica en que su segundo hijo, Otón de Wittelsbach (en alemán Otto Friedrich Ludwig von Wittelsbach), tras ser príncipe de Baviera fue designado rey de Grecia en la Conferencia de Londres de 1832, después de la independencia de Grecia en 1829 del imperio turco otomano en la Guerra de independencia de Grecia (1821-1829). Leo von Klenze fue el arquitecto y su diseño se basó en los Propíleos de la Acrópolis de Atenas.
  • La Gliptoteca (Glyptothek), de orden jónico. Se trata de un museo de esculturas clásicas griegas y romanas. También fue un encargo de Luis I en honor a Grecia y nuevamente el arquitecto Leo von Klenze llevó la firma de este edificio neoclásico, inaugurándose en 1830.
  • La Staatliche Antikensammlungen –Colección de Antigüedades del Estado– de orden corintio. El edificio es de estilo neoclásico y se construyó en 1848.
Cuando el partido nazi subió al poder en 1934, la plaza pasó a ser un lugar habitual de mítines y discursos así como de desfiles de tropas del NSDAP. Tal fue la importancia para Hitler de esta plaza que mandó construir dos templos de honor (Ehrentempel) para trasladar aquí los cadáveres de los mártires de Feldherrnhalle. Estos templos quedaron destruidos tras la guerra y hoy en día solo quedan los restos de su estructura en el solar, cubiertos de maleza. Además de estos templos, también construyó en los alrededores de la plaza un edificio de administración del partido nazi (Verwaltungsbau), actualmente un Instituto de Cultura que lleva varios museos de la ciudad (Münchner Haus der Kulturinstitute), y el Füherbau que os contamos a continuación.

munich konigsplatz
Panorámica de Königsplatz

Hochschule für Musik und Theater. A tan solo 100-200 metros de Königsplatz aparece este edificio que hoy alberga una universidad de música y teatro. En su día fue sede de las oficinas del NSDAP, el partido nazi de Hitler, en lo que se conocía como Füherbau (Edificio del Führer), muchas veces frecuentado también por Mussolini. El pequeño balcón que se ve en el centro de la fachada era el que daba al lugar de trabajo de Hitler. Si nos fijamos más en detalle, en la parte superior de los balcones grandes laterales se ve como que falta algo en la pared. Pues bien, en ambos lados se situaban unos enormes símbolos del águila imperial de la Alemania Nazi (Reichsadler en alemán), que podréis ver en fotos de la época.

fürherbau munich hitler
Hochschule für Musik und Theater, antiguo edificio Füherbau

PERIFERIA

El Palacio de Nymphenburg, ubicado en la parte oriental de la ciudad, es uno de los atractivos turísticos más importantes de la ciudad. Este impresionante palacio barroco fue fundado como residencia vacacional para el heredero al trono, Max Emanuel (también conocido como Maximilian II Emanuel, Elector de Baviera), de la familia de los Wittelsbach, que nació en 1662. Generaciones más tarde, el rey Maximiliano I de Baviera (el de la plaza Max-Joseph) murió aquí en 1825 mientras que su bisnieto el rey Luis II, del que os hablaremos al final de este artículo, nacería aquí en 1845. El interior del palacio es de pago pero simplemente con ver los alrededores y jardines, así como el Jardín Botánico (Botanische Garten München) que afortunadamente se encuentra justo al lado del palacio, ya merece la pena, sobre todo cuando el buen tiempo lo permite.

En invierno, el palacio se vuelve muy transitado gracias a las pistas de hielo que se forman sobre el canal (Schlosskanal), desde el puente Gerner Brücke. En ellas se practica un juego muy popular en Múnich: el Eisstockschießen, algo parecido a una petanca sobre hielo, pero distinto del curling. No solo se puede jugar a este juego sino que también se puede simplemente patinar sobre el hielo. Sin duda algo curioso para ver si estáis por aquí cuando esté muy nevado.

La mejor forma de llegar es con el tranvía 17, que tiene una parada en la misma puerta del recinto (parada Schloss Nymphenburg).

munich palacio de nymphenburg
Palacio de Nymphenburg

Olympiastadion München. Este estadio, alejado del centro de la ciudad, fue construido para los Juegos Olímpicos de Múnich 1972 y el Mundial de Fútbol de 1974. Es famoso por su característica cubierta de arquitectura textil y su creador fue el arquitecto alemán Frei Otto, recientemente fallecido. Este era el estadio en que jugaban el Bayern München y TSV 1860 München hasta que se mudaran al Allianz Arena en 2005.

Aparte del propio estadio, en el que no se puede entrar, Olympiapark (parque olímpico) consta de pabellones varios, una piscina olímpica cubierta accesible para todo el mundo durante el año y una pista de patinaje sobre hielo. En cuanto a miradores, el propio parque tiene varias colinas y desde la más alta se puede ver toda la zona olímpica y, de lejos, la ciudad. Algo muy curioso es que estas pequeñas colinas no son naturales, ya que debajo se encuentran los restos de edificios y desperdicios resultantes de los bombardeos de Múnich durante la Segunda Guerra Mundial; un cartel en uno de los caminos nos indica este hecho. Para una mejor vista se puede subir a la torre de comunicaciones (Olympiaturm), de 189 metros de altura, pagando el precio de la entrada que viene en su página web. En esta misma torre también está el famoso Restaurant 181, llamado así porque se halla a 181 metros de altura y cuya particularidad es que gira sobre sí mismo, de tal manera que se puede obtener una vista panorámica de toda la ciudad.

La parada en la que debes bajarte para ver toda esta zona es Olympiazentrum (U3), no confundir con Olympia-Einkaufszentrum que es un centro comercial.

estadio olimpico munich
Olympiapark

Además de las tragedias de la Segunda Guerra Mundial, otro horrible hito marca la historia reciente de Múnich y de este complejo olímpico. Se trata de la masacre de Múnich en 1972, llevada a cabo en la XX edición de los Juegos Olímpicos de verano. Ocho integrantes de Septiembre Negro, un comando de terroristas palestinos, entraron en la villa olímpica vestidos de atletas y con metralletas en bolsas de deportes y secuestraron a once deportistas israelíes, manteniéndolos como rehenes en uno de los edificios durante un día entero. Los terroristas exigían la liberación de 200 presos palestinos en cárceles israelíes a cambio de dejar con vida a los rehenes. Incomprensiblemente los JJOO siguieron su marcha hasta que fueron interrumpidos un día después. Las negociaciones de la policía alemana no dieron sus frutos y por la tarde la policía les tendió una trampa para llevar a los terroristas y rehenes a un aeródromo donde se les daría un vuelo falso a El Cairo. Tras varios tiroteos y una granada, los 11 deportistas fueron asesinados, así como 5 de los terroristas y dos policías.

Todo esto sucedió en el lugar de alojamiento de los deportistas, el llamado Pueblo Olímpico (Olympisches Dorf), hoy en día utilizado como residencia de estudiantes. En la calle Connollystraße 31 se puede ver el edificio donde los israelíes estuvieron secuestrados y el balcón donde se tomó la histórica foto de uno de los atacantes con pasamontañas, donde hay una placa conmemorativa con los nombres de los deportistas que murieron. La película “Munich” de Steven Spielberg, rodada en 2005, cuenta esta historia.

Sede principal de BMW. Justo en ese mismo emplazamiento, cerca del Olympiastadium, se encuentra la sede principal de BMW (Bayerische Motoren Werke), la mundialmente famosa marca de automóviles. Por esta zona, tenemos tres atracciones relacionadas:

  • Torre BMW: las oficinas. Uno de los edificios más altos de la ciudad, con sus características cuatros torres cilíndricas de 101 metros de altura. Fue construida en 1972.
  • BMW Museum: el museo. En nuestra opinión merece la pena únicamente si eres un apasionado de los coches. Recorre la historia de la marca desde sus primeros motores para coches, motos y aviones hasta los actuales. Hay múltiples muestras tanto de motores, piezas varias y varios modelos de coches y motos. El horario es de martes a domingo de 10 a 18h, los lunes cierran. El ticket es válido para todo el día y su precio es de 10€ por adulto y 7€ la entrada reducida (estudiantes, menores de 18, etc.)
  • BMW Welt: la exposición. Para nosotros es el edificio más interesante, no solo por su espectacular diseño y su fachada sino también por su contenido. Se trata de una sala de exposiciones de muchos coches, en algunos incluso te puedes subir. No solo BMWs sino también Rolls-Royce, la cual también pertenece al grupo BMW. Su acceso es gratuito y hay algunos restaurantes en su interior para comer.
Allianz Arena. Os guste el fútbol o no, también merece la pena acercarse al Allianz Arena, estadio del Bayern München (Primera división) y hasta el pasado 2017 también del TSV 1860 München (Cuarta división). Se inauguró en 2005. Lo más curioso de este estadio, obra de los arquitectos Herzog & de Meuron –los mismos autores de la Elbphilarmonie de Hamburgo–, es que está compuesto de 2.874 paneles de metal capaces de cambiar de color. Así, cuando juega el Bayern München se ilumina de rojo, cuando jugaba el 1860 se iluminaba de azul y cuando lo hace la selección alemana se ilumina de blanco. Cuando no hay partido también se ilumina de algún color e incluso en el día de San Patricio (patrón de Irlanda) se ilumina de verde!

munich allianz arena
Allianz Arena de noche iluminado de azul

Si lo que queréis es ver algún entrenamiento del Bayern, estos tienen lugar en los campos de fútbol de la calle Säbener Straße.

Contrariamente a lo que la gente pueda pensar, el primer equipo de la ciudad fue el TSV, fundado obviamente en 1860. Este equipo fue durante mucho tiempo el más importante de Múnich y el preferido del régimen nazi. El Bayern München, por el contrario, era el equipo perseguido por el régimen y se le conocía como "El club de los judíos" (Judenclub). De hecho, el presidente por aquella época, Kurt Landauer, era de sangre judía y tuvo que dejar el cargo y emigrar, aunque no pudo evitar acabar en el Campo de Concentración de Dachau en 1938.


Más alternativas

Asamkirche. Se trata de una sorprendente iglesia barroca que se encuentra en medio de la ciudad, en la calle Sendlingerstraße 32, muy cerca de Marienplatz. Fue diseñada por los hermanos Asam y se terminó de construir en 1746. Merece mucho la pena visitarla, ya que cuenta con un impresionante interior que constituye una de las obras más importantes del barroco tardío o Rococó. Ya desde la calle, os llamará la atención su estrecha y ornamentada fachada, con detalles de roca natural.

Platz der Opfer des Nationalsozialismus. Si partimos desde Odeonsplatz y tomamos la calle Briennerstraße en dirección contraria a Residenz, llegamos a esta plaza, la cual, mediante un pequeño monumento de una llama encerrada en una celda, trata de recordar a las víctimas del Partido Nacional Socialista (NSDAP).

Casa de Hitler. En el número 16 de la calle Prinzregentenplatz, en la segunda planta, encontramos el lujoso apartamento en que vivió Adolf Hitler desde 1929 hasta que, con el tiempo, pasó a ser edificio del propio Partido Nazi. Hoy en día son oficinas de la policía y no se pueden visitar.

Memorial Michael Jackson (Michael-Jackson-Denkmal). En la céntrica plaza Promenadeplatz se encuentra un curioso homenaje a Michael Jackson con flores, fotos y pósters suyos bajo una estatua que, curiosamente, no le corresponde a él sino al famoso compositor renacentista Orlando di Lasso, quien murió aquí en Múnich en 1594. ¿A qué se debe esto? Pues frente a la plaza se alza el hotel Bayerischer Hof, uno de los más caros y lujosos de Múnich. Resulta que es el hotel en el que el cantante se solía alojar cuando visitaba la ciudad o daba conciertos, por lo que a raíz de su muerte en 2009, la gente empezó a dejar sus recuerdos y ofrendas en este lugar improvisadamente.

michael jackson memorial munich estatua orlando di lasso
Estatua de Orlando di Lasso con el Memorial a Michael Jackson

MUSEOS

En Múnich hay muchos museos, pero vamos a destacar varios y dar algunos consejos útiles.

El museo por antonomasia de la ciudad es el Deutsches Museum, un gran museo de ciencia ubicado en Musemsinsel (Isla de los museos), una pequeña isla entre ramas del río Isar.

También son destacadas las pinacotecas: la Alte Pinakothek (Pinacoteca Antigua) es la más importante de todas ya que exhibe la colección de arte de los reyes de Baviera, con obras desde el siglo XIV hasta el XVIII; la Neue Pinakothek (Nueva Pinacoteca) contiene pinturas del siglo XIX y XX entre las que se incluyen cuadros de Goya, Renoir, Manet, Gauguin, Van Gogh o Cézanne; y la Pinakothek der Moderne, con obras de arte contemporáneo. Los precios los encontráis en su página web, pero si tenéis la posibilidad, lo mejor es ir un domingo.

En general son muchos los museos a los que se puede acceder por 1€ los domingos. Esta es la lista oficial: Die Pinakotheken (Las Pinacotecas), der Galerie Schack (Galería Schack, pinturas del siglo XIX alemán), das Museum Brandhorst (Museo Brandhorst sobre Arte Moderno), das Bayerische Nationalmuseum (Museo Nacional Bávaro), das Museum Mensch und Natur (Museo del Hombre y la Naturaleza), die Glyptothek (Gliptoteca, museo de esculturas clásicas), die Archäologische Staatssammlung (Colección Arqueológica del Estado), das Ägyptische Museum (Museo Nacional de Arte Egipcio), das Museum Fünf Kontinente (Museo de los 5 continentes), die Antikensammlungen (Colección de Antigüedades del Estado) y die Staatlichen Münzsammlung (Colección Numismática del Estado).

Además, varios de estos museos y algunos otros son gratis para menores de 18 años. Cuidado al planificar porque la mayoría cierran los lunes.


EVENTOS

Oktoberfest. Imaginamos que no hay nadie que no conozca esta fiesta tradicional alemana, ya que es la más grande de Alemania y probablemente la más famosa de Europa. Aunque su propio nombre significa “fiesta de octubre”, realmente se celebra en su mayor parte en el mes de septiembre, y comienza concretamente el primer fin de semana después del 15 de septiembre. Esta popular celebración es conocida por sus enormes jarras de cerveza y su ambiente alegre, y atrae a millones de turistas cada año a Múnich en estas fechas. En fin de semana es casi imposible encontrar sitio bajo las carpas, por lo que mucha gente prefiere ir entre semana. La fiesta tiene lugar en Theresienwiese (Prado de Teresa), un descampado de 46 hectáreas situado en medio de la ciudad, al sur de la estación central. Como curiosidad, la única jarra que vas a poder pedir es la de 1 litro!, cuyo precio suele rondar los 12€. Además, otra de las principales atracciones son los trajes típicos tradicionales de Baviera y Austria: las chicas llevan un vestido llamado Dirndl mientras que los chicos suelen llevar el clásico pantalón de cuero llamado Lederhose. La tradición dice que el lazo del delantal del Dirndl se pone en la izquierda si la chica está soltera, en la derecha si está casada o comprometida, en el medio si es virgen y detrás si es viuda. Las camareras también lo llevan detrás.

La fiesta en sí es como una feria típica alemana pero a lo grande, ya que tiene numerosas atracciones tipo lanzadera, noria, etc. Los puestos de comidas son variados, pero los verdaderos protagonistas son los enormes recintos de las distintas cervecerías, carpas con música tradicional en directo y mesas en las que es casi imposible coger sitio (la gente reserva con casi un año de antelación) y una zona exterior con mesas más accesibles a la gente. Aquí podréis probar las principales marcas de cerveza de Múnich: Augustiner-Bräu, Löwenbräu, PaulanerSpaten-Franziskaner y Hacker- PschorrGracias a su fama mundial, muchas ciudades hacen sus propias imitaciones de la fiesta.

Theresienwiese es una enorme superficie que está casi siempre vacía durante el año y que tan solo se usa para eventos. En ella destaca la estatua de La Bavaria (Die Bavaria), de bronce y erigida en 1850 por orden del rey Luis I de Baviera (1786-1868) del que ya os hablamos a propósito del HB. Se encuentra rodeada del majestuoso edificio del Ruhmeshalle. Para llegar hasta aquí la parada de metro más cercana es la que lleva el mismo nombre, Theresienwiese, y la referencia para cuando queramos salir es la iglesia de San Pablo (Paulskirche St. Paul), fácilmente visible y que se sitúa justo en la boca de metro.

Tollwood. Se trata de un festival originario de 1988 que tiene lugar dos veces al año, una en verano (Tollwood Sommerfestival), desde mediados/finales de junio hasta mediados/finales de julio, y otra en invierno (Tollwood Winterfestival), desde finales de noviembre hasta el 31 de diciembre. El de verano se celebra en el Olympiapark mientras que el de invierno lo hace en el ya mencionado Theresienwiese. Este es un evento que suele girar en torno a un tema concreto, distinto cada año, y cuenta con múltiples actividades de entretenimiento en distintas carpas: conciertos, mercados, salas multimedia con proyecciones variadas, arte, gastronomía, etc. El horario es de lunes a viernes de 14h a 1 de la mañana, y sábados y domingos de 11h a 1 de la mañana.

Frühlingsfest. ¿Que a alguien le sabe a poco el Oktoberfest? Pues aunque no es tan conocida, lo cierto es que existe una fiesta de la cerveza en primavera. Celebrada también en Theresienwiese, esta fiesta es prácticamente igual que la del Oktoberfest, pero todo en menor medida. Suele tener lugar desde mediados de abril hasta principios de mayo.

Weihnachtsmarkt. Mención especial merecen siempre los mercadillos de Alemania, sobre todo los de Baviera, por su gran tradición religiosa. Como Múnich es grande, en Navidad se instalan diversos mercadillos repartidos por la ciudad en los que podremos encontrar comida y dulces de todo tipo, el famoso Glühwein (vino caliente) alemán o el Feuerzangenbowle (un tipo de ponche caliente), así como artesanías varias. De entre los 40-50 mercadillos que hay, a continuación os mencionamos algunos de los más bonitos y curiosos:
  • Münchner Christkindlmarkt. Este tiene lugar en Marienplatz, frente al Ayuntamiento, por eso es probablemente el más visitado y popular. Se extiende a lo largo de las calles adyacentes. A pocos metros está la plaza Rindermarkt y en esta época montan lo que parece otro típico puesto de comida alemana en el que, para nosotros, sirven el mejor salmón de Múnich! Puedes ver cómo cocinan los salmones al fuego y se puede pedir en plato o en bocadillo. El precio es de unos 8-9 euros.
  • Kripperlmarkt. Se trata del mercado de belenes más grande de Alemania, ubicado en Múnich debido a la importante tradición católica de la ciudad. Todos los puestos venden cuidadas figuritas y adornos artesanales para el belén. Se encuentra en una de las ramificaciones del mercado de Marienplatz, junto al número 8 de la calle Neuhauser.
  • Weihnachtsdorf in der Residenz. El patio de Residenz, accesible sin entrar al propio palacio, alberga uno de los mercadillos navideños más bonitos de la ciudad. Cierra a las 21h.
  • Weihnachtsmarkt am Chinesischen Turm. Ubicado en la Torre China del Englischer Garten. Una atracción especial que hay en este mercadillo es la pista de Eisstockschießen, el juego que os mencionamos anteriormente.
  • Mittelaltermarkt und Adventsspektakel. Este es sin duda el más original, más distinto a los demás, pues se trata de un mercadillo con ambientación medieval! Aparte de numerosos y muy variados puestos de comida, encontraremos instrumentos y objetos medievales. A menudo suelen celebrarse también pequeños concierto de música medieval. Se halla en la plaza Wittelsbacher Platz, situada al lado de Odeonsplatz. Atención con el horario porque este cierra pronto, a las 20h.
  • Münchner Eiszauber. Este es el pequeño mercadillo de Stachus (Karlsplatz), el cual solo cuenta con un gran puesto de Glühwein, algo de comida y una sorpresa: una encantadora pista de patinaje sobre hielo (eislaufbahn).
  • Pink Christmas. En la pequeña plaza de Stephansplatz, al lado de Sendlinger Tor, se encuentra un mercadillo de temática gay. No es algo que sorprenda pues esta plaza forma parte del barrio de Glockenbach, la zona gay de Múnich. Cuenta con unos nueve o diez puestos donde el color predominante es el rosa, y un pequeño escenario donde hay actuaciones todos los días a determinadas horas.
  • Märchenbazar. Si buscáis una alternativa a los clásicos mercadillos alemanes, este es vuestro sitio. Märchen traducido al español significa cuento, aunque no tiene mucho que ver con lo que nos encontramos en el lugar. Se asemeja más a un mercadillo alternativo, hipster como se suele decir. ¿Dónde? Viehhofgelände, calle Tumblingerstraße 29. De lunes a jueves de 16h a 23h, viernes y sábado de 16h a 1 de la mañana y domingos de 11h a 23h.

¿Dónde comer en Múnich?

Un día que madruguéis mucho no podéis dejar de tomar el auténtico desayuno bávaro, que consta de un par de Weißwürste (salchichas blancas), un Bretzel y la famosa mostaza dulce (süßen Senf) realmente deliciosa–, además de una buena cerveza de medio litro. Seguramente no será lo que más le apetece a uno para desayunar pero ya se sabe: allá donde fueres…

Un primer consejo que os vamos a dar es que si queréis comer o cenar en algún restaurante concreto en fin de semana, reservéis con anterioridad. Múnich tiene mucho ambiente y movimiento por lo que casi todos los restaurantes están siempre llenos en estos días. Si no os la queréis jugar, es mejor reservar online o por teléfono, sobre todo si sois 4 comensales o más.

Primeramente hablaremos de los restaurantes típicos de aquí, los llamados Brauhaus que, traducidos al español, serían simplemente cervecerías. Aparte del HB que mencionamos anteriormente, estos son algunos a los que hemos ido y queremos recomendaros:

Cervecería Augustiner (Augustiner-Bräu Wagner KG). Se trata de la cervecería más antigua de la ciudad y es famosa ya que su cerveza (Augustiner-Bräu) era la favorita del antiguo Papa Benedicto XVI, y se exportaba directamente al Vaticano. Hay varios locales de esta cervecería en el centro, en la calle Neuhauser Straße 27, que es la que une Karlsplatz con Marienplatz. Junto a la Frauenkirche encontramos otro de sus establecimientos, llamado Augustiner am Dom. Sin embargo, nosotros hemos ido a otro que hay cerca de la parada de metro Hackerbrücke, concretamente en la calle Landsberger Straße 19 (al sur de las vías del tren): es más barato que los locales céntricos ya que no es turístico, por lo que en general compartiréis mesa con alemanes, y se come igual de bien.

Weisses Bräuhaus se sitúa en la calle Tal número 7, cerca de Marienplatz. Al estar tan céntrico, es un poco más caro pero algunos platos son grandes y se pueden compartir. Además tienen carta en castellano.

En cuanto a restaurantes de otro tipo,
  • Vapiano. Nos declaramos fans de esta cadena de comida italiana que hoy en día la encontramos casi en medio mundo. Los platos los pides en el momento y puedes ver cómo los preparan delante de ti. Está en el centro comercial 5 Höfe que se encuentra en la calle Theatinerstraße 15.
  • Lo Studente. Es un restaurante italiano ubicado en Maxvorstadt, al lado de la parada de metro Universität, en la calle Schellingstraße 30. Al ser una zona de estudiantes, este sitio es más o menos económico en comparación con la media de la ciudad. Además, a medio día entre semana tienen platos del día a 5.5€. Eso sí, no os olvidéis de reservar si vais en fin de semana, ya que es muy popular y concurrido. Llevad también dinero en efectivo ya que no aceptan tarjetas.
En cuanto a bares,
  • Kennedy´s Bar & Restaurant. Se trata de un pub irlandés situado en un sótano de la concurrida plaza Sendlinger Tor (parada de metro Sendlinger Tor). Tiene muchísimo ambiente, sobre todo los fines de semana, cuando además tocan música en directo y televisan eventos deportivos. Es prácticamente imposible cenar sin reserva, pero podéis ir de forma espontánea a tomar unas jarras de cerveza, es un local muy animado.
  • Ned Kelly´s Australian Bar. Es parecido al Kennedy´s: un pub de origen australiano, con música en directo y comida. También es muy animado, sobre todo los fines de semana. Se encuentra junto a la Frauenkirche, también en una planta sótano.

Excursiones desde Múnich

Más allá de la ciudad en sí, casi lo mejor que tiene Múnich es su céntrica ubicación en Europa. A tiro de piedra, como se suele decir, se encuentra Austria, Suiza, Liechtenstein, República Checa e Italia, además de todo el norte de Alemania. Por otro lado, Baviera destaca indudablemente por sus preciosos paisajes y sus encantadores pueblos, que merecen una excursión de uno o dos días. Para viajar a todos estos sitios tenemos varios tickets que nos pueden ser útiles:
  • Bayern Ticket. Válido para viajar durante un día por todo el estado federado ya sea fin de semana (desde las 00h de ese día hasta las 3 de la mañana del día siguiente) o de lunes a viernes (en este caso desde las 9 de la mañana hasta las 3 de la mañana del día siguiente). Permite coger trenes ilimitados de segunda clase o regionales por un precio de 25€ para una persona y 6€ por cada persona extra hasta un máximo de 5. Como decimos, vale para todo el Land (incluidos S-Bahn y U-Bahn de Múnich y Nuremberg y autobuses) pero también permite llegar, como excepción, a las ciudades de Ulm, en Baden-Württemberg, y Salzburgo, en Austria. Se puede comprar por internet o en las máquinas de billetes corrientes en cualquier estación. Aparte de los trenes regionales RB (Regionalbahn), IRE (Interregio-Express), RE (Regional-Express) también son validos los M (Meridian), ALX (Alex-Züge), AG (Agilis), REX (RegionalExpress), BRB (Bayerische Regiobahn), BOB (Bayerische Oberlandbahn), SOB (Südostbayern), BZB (Bayerische Zugspitzbahn), RBG (Regiental-Bahnbetriebs), EB (Erfurter Bahn), HLB (Hessische Landesbahn) y BLB (Berchtersgadener Landbahn), todos ellos en segunda clase. Los que no entran son los EC, IC, ICE y RJ (Railjet).
  • Schönes Wochenende. Este billete es parecido al anterior pero te permite viajar por toda Alemania, únicamente en trenes regionales (RB, IRE, RE), S-Bahn, U-Bahn, autobuses y tranvías. Como su propio nombre indica, su uso está limitado a sábados y domingos desde las 0:00 hasta las 3:00 h del día siguiente. En este caso el precio de una persona es de 40€ pero cada persona adicional son 4€, también hasta un máximo de 5 (56€ en total). Los niños son gratis hasta 5 años pero además, por cada 1 ó 2 adultos, pueden ir 2 niños de hasta 15 años gratis siempre que sean hijos o nietos; si no, el precio es normal si tienen entre 6 y 15 años.
La aplicación más útil para ver horarios y conexiones es DB Navigator.

Campo de concentración de Dachau (KZ-Gedenkstätte Dachau). A tan solo 13 Km de Múnich se encuentra el campo de concentración de Dachau. Este es uno de los más significativos de la historia ya que fue el primer campo de concentración nazi, inaugurado el 22 de marzo de 1933, apenas unas semanas después del ascenso de Hitler al poder. Originalmente, el campo se construyó para 5000 personas, aunque llegaron a vivir en él casi 30.000 al mismo tiempo, hecho que, junto a las pésimas condiciones de vida del campo, hizo que cerca de 40.000 personas murieran en este lugar. Algunos de los edificios y barracas del campo fueron reconstruidos tras la guerra. Aunque la entrada es gratis, es recomendable contratar un guía especializado en el campo.

Se llega fácilmente con la línea S2 del Sbahn, desde Hauptbahnhof hasta “Dachau”, y luego cogiendo el bus número 726 hasta el propio campo. Suele haber mucha gente así que no tiene pérdida.

Castillo de Neuschwanstein. También conocido como el castillo del Rey Loco o de Disney, ya que Walt Disney lo eligió como inspiración para el castillo de la Bella Durmiente de Disneyland, en California. El edificio está ubicado en la ciudad de Füssen, a aproximadamente dos horas de Múnich.

El castillo, de estilo neorrománico, fue construido por orden expresa de Luis II de Baviera (1845-1886) –Ludwig II en alemán–, de la dinastía de los Wittelsbach y comúnmente conocido como “El Rey Loco”; y se terminó en 1886. Fue diseñado como fruto de la pura imaginación de Luis II, y por eso tiene un aspecto tan impresionante. Esto se aprecia en su interior, donde cada habitación es un pequeño mundo de fantasía. Se dice que es el escenario más fotografiado de toda Alemania así que bien merece la pena una visita, siempre que contéis con tiempo suficiente en Múnich. Las fotos típicas del castillo –como la que veis a continuación– se toman desde el puente Marienbrücke, un puente colgante casi siempre abarrotado de gente luchando por la mejor foto. Atención a los visitantes de invierno, porque en esa época el Marienbrücke está cerrado por seguridad, así que normalmente solo es accesible de primavera a otoño. Podéis comprobar si el puente está abierto en la página oficial del castillo.

munich neuschwanstein castle
Vista del castillo de Neuschwanstein desde el puente Marienbrücke

También se puede visitar el Castillo de Hohenschwangau, en el cual pasó su infancia el rey Luis II de Baviera, y que fue construido por su padre, el rey Maximiliano II de Baviera (1811-1864). Tras la muerte de Maximiliano II en 1864, Luis II, ya como rey de Baviera, vivió en él hasta que fue terminado su propio castillo, el de Neuschwanstein. Merece la pena visitarlo aunque evidentemente queda eclipsado por el castillo del Rey Loco.

La manera más fácil y económica para visitar ambos edificios es con tren regional (comprando el Bayern Ticket) hasta el pueblo de Füssen y luego cogiendo un autobús desde la estación, que encontraréis nada más salir del tren. En el letrero deö autobús pone claramente a qué castillo de los dos mencionados anteriormente se dirige y no suele tardar más de 15-20 minutos. Lo mejor es ir con tiempo ya que para comprar las entradas del castillo suele haber largas colas. Por ello, también es recomendable que reservéis los tickets con antelación a través de su página web, mencionada anteriormente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario