Mérida

Mérida, ciudad de la provincia de Badajoz, es la capital de Extremadura. Esta ciudad de casi 60.000 habitantes, aunque realmente con aspecto de pueblo, es por todos conocida por su conjunto arqueológico, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1993.

Augusta Emerita, nombre con el que fue fundada en el año 25 a.C. por el primer emperador romano Octavio Augusto, ha sido una ciudad con una importancia fundamental a lo largo de su historia. Fue capital de la provincia romana de Lusitania que ocupaba la actual Portugal, Extremadura y la provincia de Salamanca hasta la caída del Imperio Romano de Occidente.

¿Qué ver en Mérida?

La sensación al ver Mérida es la de un pueblo pero que cuenta con unas impresionantes reliquias romanas. En esta página web de turismo de Mérida podéis descargar un plano turístico.

Si vais en tren, la estación de tren se encuentra al norte del centro de la ciudad, por lo que ya estaríais bien ubicados nada más llegar. Si, por el contrario, vais en autobús, lo normal es que lleguéis a la estación de autobuses, ubicada al oeste del célebre río Guadiana. Esto fue lo que hicimos nosotros por lo que haremos un recorrido partiendo de la estación de autobuses. La mayoría de los puntos de interés se sitúan en la parte este, por lo que hay que cruzar el río por el Puente Lusitania que es el más cercano a la estación. Desde él se puede ver a la derecha el Puente Romano, que data del siglo I a.C. y tiene una longitud de 792 metros con 60 arcos en sus cimientos. Tras cruzar el puente y andar unos metros a la derecha llegaremos a nuestra primera parada la Alcazaba. Allí podemos comprar una entrada a todo el conjunto histórico por 15€ (7,5€ para estudiantes hasta 26 años, mayores de 65 y jubilados, familia numerosa, carné joven, etc.) y que incluye el Teatro y Anfiteatro, la Alcazaba, la Casa de Mitreo, la Basílica de Santa Eulalia y el Circo Romano. Hay que organizarse bien el tiempo porque, exceptuando en verano que cierra más tarde, todos estos lugares cierran sus puertas a las 18:30.

La Alcazaba Árabe es una de las pocas memorias que quedan de la época musulmana en Mérida. Se trata de una fortaleza construida por el emir Abderramán II en el año 835. En su interior lo más interesante son las vistas desde la muralla del Puente Romano, las mejores que se van a poder tener de él y el aljibe o cisterna subterránea con agua proveniente del Guadiana.

merida puente romano

Justo en la entrada al recinto, en la pequeña Plaza de Roma, habremos visto la escultura de la Loba Capitolina amamantando a Rómulo y Remo, fundadores de Roma. Fue un regalo de la ciudad de Roma en 1996.

Si continuamos en dirección sur, por la calle Graciano y luego la calle Oviedo llegaremos a la Casa Mitreo, una antigua casa romana Domus, en latín del siglo I d.C. en la que explican cada una de las habitaciones que la componían en un itinerario ya establecido. Lo que más llama la atención son sin duda los mosaicos. Es una visita rápida por lo que a continuación, en ese mismo recinto, se puede ir a ver Los Columbarios, un centro funerario romano en el que encontraremos jardines, cuevas, mausoleos y demás edificaciones para los difuntos.

merida españa turismo
Una habitación de la Casa Mitreo

Saliendo de la Casa Mitreo se puede optar por ver el resto de las atracciones que entran dentro del ticket para que dé tiempo a verlas con calma antes de que cierren y dejar para el final lo que es la ciudad en sí. Así que lo suyo es ir inmediatamente a ver el Teatro y Anfiteatro Romanos, ambos ubicados en el mismo recinto, y que son, sin duda, el emblema de Mérida.

Una vez que entras hay un recorrido recomendado que te va guiando por los sitios más importantes del recinto. Siguiendo dicha ruta llegaremos en primer lugar al Anfiteatro. Se construyó a finales del siglo I a.C. y se inauguró en torno al año 8 a.C. Desgraciadamente no todas las gradas se mantienen hoy en día en pie, aunque está en bastante buen estado dentro de lo que cabe. Su capacidad era de cerca de las 15.000 localidades. En él se desarrollaron durante muchos años las históricas peleas de gladiadores romanos que en tantas películas hemos visto.

merida anfiteatro romano

A la vera del Anfiteatro se encuentra el Teatro. Se construyó años antes que el Anfiteatro, concretamente en el año 15 a.C., con una capacidad originalmente de 6.000 personas. Actualmente y desde 1933, es la sede del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, el festival de teatro clásico más antiguo que hay en España. Tiene lugar durante los meses de julio y agosto.

merida teatro romano

Frente al teatro y anfiteatro se halla el Museo Nacional de Arte Romano de Mérida. Este museo no está entre las atracciones del conjunto histórico incluidas en la entrada así que hay que pagarla aparte; la entrada general es de 3€ aunque es gratis para los estudiantes de hasta 26 años. El edificio, obra del arquitecto Rafael Moneo, es verdaderamente llamativo, sobre todo por dentro. Tiene 3 plantas principales pero no de gran tamaño por lo que puede visitarse tranquilamente en 1 ó 2 horas, dependiendo del ritmo de cada uno.

De aquí vamos a ir al punto más alejado de lo que hay que ver, el Circo Romano. Este enorme circo se construyó en el siglo I d.C. y fue el escenario de las míticas carreras de carros, con una grada que podía acoger hasta a 30.000 personas. Realmente, hoy en día queda poco en pie por lo que la visita consiste en una pequeña sala de exposiciones con datos relacionados con el circo, un vídeo montaje de dibujos de 5 minutos recreando una carrera de carros y la entrada al recinto del circo propiamente.

merida circo romano

Si no lo hemos visto al ir al circo, lo veremos de vuelta al centro. Hablamos del Acueducto de San Lázaro y unas ruinas de termas romanas. Del acueducto original, el cual se construyó en el siglo I d.C. con el fin de evitar el valle del río Albarregas, apenas quedan 3 pilares en pie. En el siglo XVI, al estar prácticamente inutilizado, se decidió construir otro en el mismo lugar, que es el que se conserva actualmente, en lugar de restaurar el que había. Ambas atracciones están al aire libre y se ven de paso, no hay que pagar entrada ni nos harán perder mucho tiempo desviándonos.

A pocos minutos del acueducto nos dirigimos a la Basílica de Santa Eulalia, iglesia que data del siglo XIII construida sobre una iglesia anterior. Especial atención merece la Cripta, descubierta durante unas recientes excavaciones en los años 90, y la capilla exterior conocida como el hornito, construida en el siglo XVII en memoria de Santa Eulalia, quien fue martirizada en época del emperador Diocleciano siglo I d.C.–.

Antes de volver al centro, es preciso pasar a ver el Acueducto de los Milagros, de más de 800 metros de longitud en su día llegó a tener 12 Km y 25 metros de alto. Se encuentra junto al río Albarregas, muy cerca de la estación de tren.

Por último podemos dar una vuelta por el centro de la ciudad, para lo cual deberemos pasar por el famoso Templo de Diana, un templo romano construido a finales del siglo I a.C. en el Foro Municipal de Augusta Emerita. De hecho, al lado se encuentra precisamente el Pórtico del Foro Municipal, del siglo I d.C.

merida templo diana
Templo de Diana

Ya en el centro de la ciudad, lo suyo es dar un paseo y llegar hasta la Plaza de España, alma de la ciudad y lugar donde se encuentra el Ayuntamiento de Mérida. Muy cerca de la plaza, quedaría por ver el gran Arco de Trajano, arco romano de 15 metros de altura.


Excursiones desde Mérida

Cáceres
Trujillo
Badajoz

No hay comentarios:

Publicar un comentario