Kotor

Kotor es una excelente opción para hacer una escapada de un día desde Dubrovnik. Es una ciudad costera de Montenegro, a orillas del mar Adriático. Cuenta con una población de 13.500 habitantes. El encanto de esta ciudad reside en su ubicación, ya que se encuentra inmerso en una pequeña bahía, por lo que también se le conoce como “Kotor Bay”. Por ello, por sus murallas y por mucho más, Kotor forma parte del patrimonio mundial de la Unesco.


¿Cómo llegar?

Se puede llegar en coche desde Dubrovnik, a través de una carretera bastante estrecha y llena de curvas, en unas 2 horas de viaje.
También se puede llegar cogiendo un bus en la estación de autobuses de Dubrovnik, por un precio de unas 225 kunas el viaje de ida y vuelta (también hay un descuento por ser estudiante).

Atención:
El principal problema es que, en el paso de la frontera a Montenegro, se producen unas colas tremendas, y nosotros tuvimos que esperar cerca de 1 hora y pico para pasar con el bus, por lo que el viaje al final nos llevó unas 3 horas. Aún así las vistas una vez pasamos la frontera son espectaculares ya que se puede contemplar la bahía y los distintos pueblecitos hasta llegar a Kotor. Es necesario llevar el pasaporte ya que Montenegro, a pesar de pertenecer al Euro, no pertenece a la UE. Sin embargo, a nosotros nos dejaron pasar con el DNI.

kotor bahia fotos

El otro principal problema es que, a la hora de coger el bus de ida y vuelta, hay que hacerlo con la misma compañía y esto implica que los horarios son más reducidos (aquellas compañías que salen antes también vuelven antes). Esto hizo que nosotros cogiéramos el primero a las 10 de la mañana y el último de esa compañía para volver que era a las 15:30. El problema, como decimos, es que al tardar 3 horas y poco debido al tráfico en la frontera, apenas tuvimos 2 horas y media para visitar esta ciudad que, aunque es suficiente si vas rápido, nos pareció poco tiempo para poder verla a fondo.

Por tanto, nuestro consejo es que se vaya en coche para no estar atados a estos horarios o bien pasar la noche en Kotor. Si no tenéis días en vuestro planning, por la razón que sea, podéis hacer nuestra opción, pero no cojáis buses con menos tiempo de visita ya que, en ese caso, no tendríais tiempo suficiente para ver bien esta encantadora ciudad. 


¿Qué ver en Kotor?

Lo más interesante e imprescindible de Kotor es, aparte de las vistas hasta llegar a ella, subir por su muralla desde la cual se ve toda la ciudad, la muralla y la bahía. El ascenso cuesta 3€ (recordemos que Montenegro, aunque no acuñe su propia moneda, sí pertenece al Euro). A mitad del ascenso se pueden comprar bebidas para coger fuerzas. Si llegáis hasta arriba, os encontraréis con un mirador, el bastión de Sveti Ivan (de San Juan). También ahí, llegando por un caminito, hay un señor que vende quesos caseros deliciosos. 

kotor muralla

Kotor, al igual que la Ciudad Vieja de Dubrovnik, tiene un recinto amurallado. Dentro de él se encuentran varias iglesias y una catedral:
La Catedral católica del San Trifón (Sveti Tripun), construida en honor al patrono y protector de la ciudad, San Trifón. Esta fue construida en 1166, pero tras un terremoto tuvo que ser reconstruida en 1667. Los insuficientes fondos para su reconstrucción hicieron que no se completara, razón por la cual las dos torres principales son tan distintas. Después de otro terremoto en 1979, fue reconstruida por completo.
Montenegro es generalmente ortodoxa, y comparte una fuerte afinidad cultural con Serbia. En 2011, el 78% de los ciudadanos de Kotor eran cristianos ortodoxos, mientras que el 12% restante se mostraba como católicos. Es por ello por lo que el segundo monumento más importante es la iglesia Serbia Ortodoxa de San Nicolás (Sveti Nikola), de la que cuelga una gran bandera de la iglesia ortodoxa serbia en la fachada. Esta fue construida en 1909 después de que un incendio acabara con el antiguo monasterio de San Nicolás. Se puede entrar gratuitamente.

kotor iglesia

Otras iglesias destacadas de la ciudad son la iglesia ortodoxa de Nuestra Señora de los Remedios, de 1510, que nos la encontraremos en nuestra subida por la muralla; la iglesia de la Beata Ozana, la iglesia de Santa Ana y la iglesia de San Lucas.


Más alternativas

De camino al centro desde la estación de autobuses hay un mercadillo callejero con quesos, distinta comida, fruta, flores y algún que otro souvenir.

Dentro del recinto amurallado hay muchas tiendas, bares y restaurantes donde comer tranquilamente.

Kotor también tiene una playa pequeña (no de arena) en la que también os podéis bañar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario