Heidelberg

Heidelberg es una ciudad de 140.000 habitantes situada en el Land Baden-Wurtemberg. Es una perfecta excursión de un día desde ciudades más grandes como Frankfurt am Main (1 hora en coche) o Stuttgart (1 hora y cuarto en coche).

Tiene un aspecto de ciudad medieval, coronada por un gran castillo, por lo que es uno de los destinos turísticos favoritos del sur de Alemania, y uno de los lugares más bellos según los propios alemanes. 

¿Qué ver en Heidelberg?

Lo más importante de Heidelberg es su Castillo (Heidelberger Schloss). Este enorme edificio, a veces referido como palacio, se empezó a construir en 1214 aunque ha sido ampliado y renovado en sucesivas ocasiones (1294 y 1650).

El palacio perteneció a los Príncipes del Palatinado, una de las dos ramas de la Casa de Wittelsbach (Las dos ramas fueron la palatina y la bávara). En 1689, el castillo fue casi destruido tras ser atacado por el ejército francés, que entendía que Luis XIV, rey de Francia, tenía el derecho de optar al trono tras la muerte de Carlos I Luis, hijo y sucesor del célebre Federico V de Wittelsbach-Simmern.
A finales del siglo XIX, ante la imposibilidad de reconstruirlo en su totalidad, se hizo un plan de conservación y restauración parcial del castillo. Es una visita obligatoria, puesto que las vistas de toda la ciudad desde lo alto del palacio son espectaculares. Los precios y horarios los podéis ver en su página web.

heidelberg castle

En el recinto del castillo hay sorpresas como el barril más grande del mundo, de 9 m de longitud, construido en 1751.

Para bajar, nosotros decidimos usar el funicular (Bergbahn). Se puede usar tanto para subir como para bajar, así que según andéis de fuerza, podéis usarlo en cualquiera de los sentidos. 

El casco antiguo. El centro de Heidelberg, con sus calles estrechas medievales, es otra parada necesaria. Merece la pena darse un paseo y descubrir todos sus encantos; de hecho desde la estación principal de trenes hasta el castillo se atraviesa el casco antiguo, así que solo hay que preocuparse de no perderse nada. A nuestro paso, nos encontraremos con algunos edificios importantes como:

La Universidad de Heidelberg (Ruprecht-Karls-Universität Heidelberg. – RKUH–). Fundada en 1386, es la universidad más antigua de Alemania. En sus inicios, los campos con docencia eran medicina, filosofía, teología y derecho. Hoy en día hay facultades de casi cualquier área de estudio. Algunos de los ilustres intelectuales que estudiaron en ella fueron Georg Wilhelm Friedrich Hegel, Ludwig Feuerbach, Jürgen Habermas y Max Weber. También merece la pena ver la Biblioteca de la Universidad (Universitätsbibliothek Heidelberg), la cual está compuesta de 83 bibliotecas de las distintas facultades y contiene más de 3 millones de libros.


Iglesia del Espíritu Santo (Heiliggeistkirche). Esta iglesia gótica fue construida entre los años 1398 y 1439 y albergaba las tumbas de los príncipes electores. Desde el castillo se obtiene una vista sin igual de esta iglesia.

Junto a la iglesia se encuentra la Casa Ritter (Haus Ritter) un tradicional edificio del año 1592 en pleno casco antiguo. Su hermosa fachada de piedra rojiza no os dejará indiferente.

heidelberg alemania casa ritter

Por último, si cogemos la calle Steingaße, llegaremos al Puente Viejo de Heidelberg (Alte Brücke Heidelberg). Este puente, símbolo de la ciudad, cruza el famoso río Neckar y acaba en la llamada puerta del puente Brükentor. El puente fue construido en 1786 por orden del Príncipe Elector de Baviera, Carlos Teodoro, por ello el nombre oficial del puente es Carl-Theodor-Brücke.

La foto clásica de Heidelberg se toma desde el otro lado del puente, capturando dicho puente, las dos torres de la Brükentor y el castillo de fondo. El resultado es impresionante.


En este otro lado del puente hay una pequeña montaña que se puede subir, sólo hace falta encontrar un sendero ascendente tras la carretera. Siéntate en un banco en lo alto y disfruta del hermoso atardecer de Heidelberg. Si aguantamos un poco más y la vemos de noche, con el castillo iluminado, es una auténtica delicia.

heidelberg alemania turismo
En primer plano el Puente Viejo con la Brückentor en blanco al final del mismo. De fondo, el Castillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario