Dubrovnik

Dubrovnik es una ciudad costera situada en la región de Dalmacia, en el sur de la  República de Croacia. Tiene una población de 42615 habitantes y es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1979.

Dubrovnik consta principalmente de un recinto amurallado, dentro del cual se concentra casi el 100% de la actividad de la ciudad. Está situada bajo una montaña, con lo cual el subir y bajar escaleras será una constante en nuestro viaje por la ciudad. Dubrovnik formó parte desde el siglo XIV hasta finales del XVIII de la llamada República de Ragusa, nombre que seguro escucharéis varias veces. 

La moneda de Croacia es la kuna, y actualmente el tipo de cambio en las casas de cambio de moneda ronda los 7,3 (1€ = 7,3 kunas), si bien es cierto que en casi céntricos y turísticos se puede pagar en euros.

¿Cómo llegar al centro de Dubrovnik?

En caso de llegar en crucero, lo óptimo es coger uno de los buses 1A o 1B que te llevan desde el puerto, Gruž, hasta el centro de la ciudad, concretamente la Puerta de Pile. La estación de autobuses también se encuentra en esta zona de Gruž. El precio del billete de autobús es de 15 kunas comprándolo en el propio bus y 12 kunas comprándolo en los típicos kioskos llamados Tisak.

Otra opción bastante usada para ir al centro es el taxi, y tiene un precio fijo de 13€ hasta la Puerta de Pile y el mismo precio para volver desde dicha puerta al puerto.

En caso de ir desde el aeropuerto, el bus llega también a Gruž aunque hace una parada en la Puerta de Pile ("Pile Gate") de la ciudad antigua, para los que les venga mejor.

¿Qué ver en Dubrovnik?

Como decimos, el principal reclamo turístico es la llamada ciudad vieja de Dubrovnik, a la cual se puede acceder por diversos puntos, aunque lo más razonable es hacerlo por alguna de sus dos puertas: La Puerta de Pile y la Puerta de Ploča. Los autobuses y coches no pueden pasar más allá de estas puertas, haciendo la ciudad vieja completamente peatonal. Pasear por dentro es gratis mientras que para hacerlo por las murallas hay que pagar 120 kunas (unos 17€) los adultos y 30 kunas los niños. Las murallas rodean toda la ciudad vieja y su recorrido dura alrededor de una hora y media. La subida principal a las murallas se encuentra al pasar por la Puerta de Pile, a la derecha. El horario es de 8 a 19:30.


Principales monumentos:

Calle Stradun: calle más importante de la ciudad en la que se hallan el Monasterio de San Francisco y la Fuente de Onofrio, uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad y de la que puedes beber agua fresquita de alguno de sus 16 grifos. El Monasterio de San Francisco es del siglo XIV, cuyo claustro se puede visitar pagando unas 30 kunas. Como curiosidad, cabe destacar que, a unos metros de la entrada al monasterio, se encuentra una pequeña muesca de piedra en relieve con una cara. Cuenta la leyenda que si consigues mantenerte en equilibrio (sin apoyar las manos en la pared) y quitarte la camiseta, tendrás suerte el resto del año. Por ello, no os extrañéis cuando veáis allí algún chico cogiendo carrerilla para saltar sobre dicho relieve e intentando no caerse. 

La calle Stradun conecta la puerta de Pile con la Plaza de la Luza, cruzando casi toda la ciudad vieja, y está llena de tiendas de souvenirs y terrazas.

Plaza de la LužaSituada en un extremo de la calle Stradun se encuentra esta plaza, una de las más importantes de la ciudad y donde se festeja además el Festival de Verano de la ciudad. En esta plaza encontramos 3 principales monumentos:


  • La Torre de la Campana (Bell Tower), de 31 metros de altura, que hace sonar sus campanas cada hora, por lo que también se le conoce como Torre del Reloj. Es uno de los escenarios más fotografiados de la ciudad.
  • El Palacio de Sponza (Palača Sponza), en el que se puede encontrar toda documentación de la República de Ragusa y de la ciudad de Dubrovnik. Por suerte, fue uno de los pocos monumentos que apenas quedó dañado por el terrible terremoto que sufrió la ciudad en 1667. El precio es de 25 kunas (unos 3€ y medio).
  • La Iglesia de San Blas (Crkva sv. Vlaha), patrón de la ciudad, construida en 1715 sobre la antigua iglesia que las llamas echaron abajo en un incendio en 1706, habiendo sobrevivido a duras penas al terremoto. La iglesia es de estilo barroco construida por el arquitecto Marino Gropelli de Venecia.


En esa misma plaza se encuentra también una de las muchas estatuas que hay por el mundo de Rolando, el histórico comandante a las órdenes de Carlomagno.

dubrovnik turismo plaza luza

Continuando nuestro camino dejando la iglesia de San Blas a la derecha, lo primero que veremos a la izquierda es el Palacio del rector (Knežev dvor): Palacio que solía servir como sede del Rector de la República de la antigua Ragusa (antiguo jefe de gobierno) entre el siglo XV y 1808. Desde 1872 hasta la actualidad, alberga el Museo de historia de Dubrovnik. Evidentemente, el aspecto del palacio no es el original, pues a lo largo de su historia ha sufrido incendios, explosiones e incluso el terremoto de 1667. Por ello, en el palacio se pueden ver distintos estilos fruto de sus reconstrucciones y ampliaciones. El precio es de 100 kunas y 25 kunas para estudiantes.

dubrovnik turismo palacio rector
El Palacio del Rector a la derecha con la Bell Tower al fondo

También se puede ver en dicha calle una estatua de Marin Držić, uno de los escritores croatas más célebres del siglo XVI.

Y justamente al final de la calle vemos la Catedral de la Asunción (Katedrala Velike Gospe): Catedral católica construida entre los siglos VI y VII en estilo bizantino. Entre los siglos XII y XIV fue reconstruida en estilo románico y, tras el terremoto de 1667, en estilo barroco. Su entrada es gratuita.

Dentro del recinto todos los restaurantes son bastante caros, ya que viven por y para el turismo, aunque hay algunos en los que se come bien y barato. La comida típica es el pescado aunque como ciudad mediterránea por así decirlo (realmente está bañada por el mar Adriático), las pizzas están también a la orden del día.
Nosotros comimos en los restaurantes: Restaurante Petica y Tezoro, que eran de los más económicos y se comía bastante bien.

Un teleférico te permite subir al Mount Srd, de 412 metros, aunque el precio es alto (108 kunas ida y vuelta), por lo que nosotros subimos andando por un camino en zigzag que es más sano, agradable y gratis :). Es cierto que se tarda una hora más o menos en alcanzar la cima pero se ve toda la ciudad desde arriba y es imprescindible subir. Para acceder a este sendero hay que buscar su entrada tras la carretera de la calle Jadranska Cesta, al norte. 

dubrovnik turismo mount srd

Más alternativas

Playa de Dubrovnik: Cercana al centro de la ciudad, se ubica la playa Banje Beach, a la que tendrás que ir pronto si quieres coger sitio ya que es muy pequeña y está siempre llena de turistas. Considérate afortunado si puedes poner tu toalla en algún rincón de está playa de arena. De todas formas, el chiringuito que hay suele poner música actual alta y tiene unas vistas inmejorables de la puerta al casco antiguo.

dubrovnik playas

Tour Juego de Tronos: Dubrovnik, gracias a su aspecto medieval, fue elegida para rodar los escenarios de “Desembarco del Rey”, de Juego de Tronos, por lo que la ciudad gira en torno a la serie: tours guiados por cada escenario de la serie con imágenes de los mismos durante la serie, tiendas de souvenirs, incluso una de ellas tiene un “Trono de hierro” en el que si compras algo te permiten hacerte una foto en él.

Ir a la isla de Lokrum: Existen barcos que nos llevan a la isla de Lokrum, a tan solo 15 minutos de Dubrovnik. Salen cada media hora. La isla perteneció a los monjes benedictinos que se vieron obligados, por una orden de un general del ejército francés, a salir, y su monasterio fue cerrado. Según cuenta la leyenda, cuando se fueron, los monjes maldijeron la isla. Por está razón (realmente no) nadie puede dormir en la isla. Lokrum consta principalmente de dicho monasterio y sitios para comer y tomar algo pero no hay hoteles ni ningún tipo de alojamiento. Es perfecta para bucear ya que tiene aguas cristalinas. Lo único es que no hay playas, solo hay rocas, pero se puede tomar el sol también, un poco más incómodamente. La isla es pequeña y en una hora se puede recorrer andando tranquilamente.
El viaje en barco cuesta 100 kunas (aproximadamente 14€) ida y vuelta.

Curiosidades de Dubrovnik

En la Puerta de Ploča, durante el día, te puedes bañar, mientras que por la noche, en verano, se transforma en un pub-discoteca al aire libre que está realmente bien.

De vez en cuando hay personas disfrazadas de romanos con los que te puedes fotografiar gratis.

Las puertas de todos los negocios que hay dentro de la ciudad amurallada tienen forma de P, de forma que, antiguamente, se pudiera cerrar la puerta pero seguir viendo la calle por la ventana.

Una de las comidas típicas croatas es el čevapčiči (también os lo encontraréis en el norte del país como "Ćevapi"), una especie de filete ruso en forma de salchicha pequeña. Se suele comer con patatas fritas o a modo de "bocata" entre panes tostados y cebolla.

Excursiones desde Dubrovnik

Hay muchas compañías que ofrecen excursiones de un día a varios sitios, por un precio que ronda los 30€, aunque esto es muy variable dependiendo del sitio y de la compañía. Podéis cogerlo con una de ellas, más cómodamente, o montaros la excursión por vuestra cuenta que seguramente saldrá más barata.

Mostar (Bosnia-Herzegovina)
Parque nacional de Krka

No hay comentarios:

Publicar un comentario