Córdoba

Córdoba es una ciudad situada en Andalucía, con cerca de 330.000 habitantes.

Cuenta con una larga historia a sus espaldas, ya que múltiples pueblos habitaron esta bonita ciudad. Las huellas de su pasado se aprecian perfectamente en la Córdoba que conocemos hoy.

Hasta el 711, formó parte del Imperio Romano en primer lugar y de pueblos visigodos posteriormente. Durante ese año, comenzó la invasión árabe de la ciudad, dando lugar a la época musulmana en la que se formó Al-Ándalus, territorio ibérico musulmán que formó parte del llamado Califato Omeya, una provincia del norte de África. Más tarde pasó a ser el emirato independiente de Córdoba (en el año 756) liderado por el emir Abderramán I. A partir de 929 fue el Califato de Córdoba bajo el mando de Abderramán III. Durante este periodo, se alcanza un gran desarrollo cultural y comercial en Córdoba. En 1031 se produce su disolución en los conocidos reinos de Taifas. En el siglo XIII, Córdoba fue tomada por el reino de Castilla. 

Esta historia demuestra la importante influencia musulmana en Córdoba, algo presente en toda la ciudad.

¿Qué ver en Córdoba?

Si llegas en coche, un consejo es aparcar al otro lado del Puente Romano. Ahí hay muchas zonas de aparcamiento, casi todas ellas gratis, aunque en alguna te puedes encontrar los clásicos “gorrillas”.

El recorrido por Córdoba podría empezar por el puente romano, que cruza el río Guadalquivir. Fue construido hace más de 20 siglos! Antes de cruzarlo, podremos disfrutar de una preciosa imagen del puente y la ciudad, con la mezquita al fondo.


cordoba españa puente romano
El puente romano iluminado de noche

Sobre él, nos encontramos con el primer museo, concretamente en la Torre de la Calahorra, una fortaleza de la época musulmana. Se trata del Museo Vivo de Al-Ándalus, que nos aproxima a la historia y cultura de la ciudad, y a las relaciones entre sus habitantes. El precio es de 4,5€ (3€ para estudiantes).

Al otro lado del puente, a mano derecha, hay una oficina de turismo en la que conseguir un plano e información sobre horarios y precios de los museos.

Nada más cruzar destaca, sobre toda la ciudad, la Mezquita, custodiada por su gran alminar. Se empezó a construir en 786, bajo el mandato del ya mencionado emir Abderramán I. En los años siguientes, sufriría varias ampliaciones. En aquel momento era la segunda mezquita más grande del mundo, únicamente superada por la mezquita de La Meca.

cordoba mezquita

El aspecto más chocante es que la Mezquita, de arquitectura islámica y Patrimonio de la Humanidad desde el año 1984, es actualmente de culto católico. Y esto es debido a que en el siglo XIII, durante la época cristiana, la “Mezquita” pasó a ser la “Catedral”, a manos del rey Fernando III de Castilla. Había casos en que directamente las mezquitas se destruyeron pero esta era tan impresionante que Fernando III el Santo no quiso acabar con ella.

cordoba mezquita

Lo triste es que la Mezquita Catedral, de culto católico, fue pública hasta el año 1998; pero a partir de ese año, tras una reforma de la ley hipotecaria, pasó a ser propiedad privada de la Iglesia Católica. Por tanto, el precio para poder acceder a la Catedral hoy en día es de 8€ (con descuentos solo aplicables a los cordobeses). El acceso a la torre también es de pago.

No obstante, la Mezquita merece indudablemente una visita, ya que se trata de uno de los monumentos más importantes de la arquitectura islámica. 

Una vez hayamos dedicado un tiempo a explorar la Mezquita, podemos dar una vuelta por los alrededores para comprar algún souvenir o tomar un aperitivo, para luego ir a la Plaza del Potro, que está a 5-10 minutos andando por la calle Encarnación y luego a la derecha por la calle Rey Heredia.

Esta plaza es conocida por haber sido citada en el Quijote. Es una pintoresca plaza con la fuente del Potro en el centro, la Posada del Potro y el Museo Julio Romero de Torres, uno de los más famosos pintores cordobeses, si no el que más, del siglo XIX-XX. También se encuentra, justo detrás de la fuente, el Triunfo de San Rafael, un monumento en honor al arcángel San Rafael, Custodio de Córdoba desde el siglo XIV.

Si subimos por la calle de Armas, llegaremos en unos 5 minutos a la Plaza de la Corredera, algo así como la Plaza Mayor de Córdoba. En ella hay varios bares-restaurantes en los que podrás comer el clásico menú cordobés de salmorejo de primero y flamenquín de segundo. Exquisito.

cordoba plaza corredera

Saliendo por la izquierda de la plaza, llegaremos al Ayuntamiento de Córdoba, de aspecto moderno, nada que ver con otros ayuntamientos de otras ciudades. Se encuentra junto a unas ruinas romanas descubiertas en los años 50 durante la renovación del Ayuntamiento.

Seguimos subiendo por la misma calle para llegar a la Plaza de las Tendillas, en la que empieza el centro de Córdoba ciudad, dejando atrás la parte histórica y más paseable.

En la Plaza de los Capuchinos, admiraremos el Cristo de los Faroles, una escultura realizada en el siglo XVIII. 

Desde esa plaza, podemos seguir hasta el Palacio de Viana, un edificio-museo de patios y jardines, declarado Bien de Interés Cultural.

Y, por último, nos alejamos un poco de la zona para llegar al Palacio de la Merced, un antiguo convento del siglo XVIII, reconvertido en Diputación provincial. Una vez hayamos llegado, ya podemos volver a bajar por la avenida del Gran Capitán para cerrar el recorrido en La Judería.

Antes de llegar, es conveniente desviarse para ver una calle con mucho encanto: La calleja de las Flores. Es una estrecha calle recorrida por múltiples macetas azules en las paredes (como en muchas otras calles de Córdoba). Al final de la calle es una calle cortada queda una bonita foto de la misma con el alminar de fondo.


cordoba patios

Tras este breve desvío llegamos al barrio judío. En él podemos ver la pequeña Sinagoga, el Zoco y la escultura del filósofo judío, nacido en Córdoba en 1138, Maimónides.

También cabe destacar la estatua de otro ilustre filósofo andalusí en la calle Cairuan, Averroes, quien nació y desarrolló gran parte de su obra aquí, en Córdoba. 

Y ya solo queda ver el Alcázar de los Reyes Cristianos. Se trata de una fortaleza construida en 1328 por el rey Alfonso XI que fue residencia de los Reyes Católicos en sus visitas a Córdoba. Es posible visitar su interior por 4,50€. También queda englobado en el casco antiguo de Córdoba, que fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1994.

Este recorrido acaba al lado del Puente Romano por el que empezamos, y te permite ver la mayor parte de los atractivos de Córdoba. En función de los días que pases, te puedes organizar como quieras y dedicarle más o menos tiempo a los museos. Lo bueno que tiene Córdoba es que, como has visto, se puede recorrer entera andando, ya que no es muy grande.

Para comer, hay múltiples restaurantes alrededor de la Mezquita, si bien suelen estar destinados a los turistas, por lo que la relación calidad-precio es más baja que en otros sitios. Un lugar muy significativo es la Taberna Sociedad de Plateros, que está cerca de la Plaza del Potro, alejado un poco de la zona turística y en el que se come muy bien. 

Más alternativas

A unos 8 Km de Córdoba se encuentra Medina Azahara, una pequeña ciudad árabe fundada en 936 por Abderramán III. Las continuas guerras por Al-Ándalus causaron mucho deterioro en ella y hoy en día es únicamente ruinas. Por toda la historia que hay detrás, merece la pena visitarla. Hay varias visitas guiadas organizadas desde Córdoba, aunque si vas en coche te será más fácil llegar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario