Celle

Celle es una pequeña ciudad de 70.000 habitantes a medio camino entre Hamburgo y Hannover, aunque más cerca de esta última.

Nosotros, debido a transbordos en el trayecto, pasamos por la estación de Uelzen, otro pueblo del norte de Alemania. Pues bien, aunque no llegamos a visitar el pueblo en sí, lo cierto es que la estación es una verdadera obra de arte. La estación original fue renovada para la Expo 2000, obra del arquitecto austríaco Hundertwasser. De hecho, hoy en día también se la conoce como la Estación de Hundertwasser (Hundertwasser-Bahnhof Uelzen) y es una de las atracciones turísticas más populares de la ciudad.

uelzen hanhof hundertwasser

Afortunadamente, Celle es uno de los pocos pueblos que se salvaron (en parte) de los bombardeos durante la segunda guerra mundial y hace que mantenga un aspecto de típico pueblo antiguo alemán.

celle alemania

Lo más destacado es su casco antiguo (Altstadt) y su castillo (Celler Schloss), construido en el siglo XIII y que fue la residencia oficial de los duques de Braunschweig-Lüneburg entre 1378 y 1705.

celle alemania turismo

Lo mejor que puedes hacer en Celle es dar un paseo por las calles del casco antiguo con cientos de casas de entramado. Durante este paseo, deberás poner atención a su iglesia (Stadtkirche Sankt Marien), el Bomann Museum, el Ayuntamiento (Altes Rathaus) y a la Hoppener Haus (casa más impresionante de Celle).


celle alemania turismo hoppener haus
Hoppener Haus

También hay detalles curiosos en la ciudad:

El Glockenspiel, que está en la parte alta de una casa en la calle Zöllnerstraße, haciendo esquina con Poststraße. y puede pasar desapercibido. Hay que estar atentos para verlo y oírlo. Salen 16 figuras de bronce en círculo al son de unas campanas. Es algo ilustre en la ciudad ya que sonó por primera vez en 1973. Toca a las 11, 13 y a las 17 horas.

Justo enfrente, era el lugar donde se celebraban las justas. Por ello, si nos fijamos bien, veremos herraduras de bronce a modo de insignias en el suelo, con el objetivo de recordar la época medieval.

Por último, son muy curiosas las farolas parlantes (Sprechende Laternen), un conjunto de 5 farolas con formas de humanos de distinta edad y género que, cada cierto tiempo, cuentan historias y se iluminan cuando hablan. Está en alemán obviamente así que, a no ser que hableís bien alemán, no esperéis entender del todo bien la historia. Sin duda, algo que no habíamos visto antes.

celle alemania turismo

No hay comentarios:

Publicar un comentario