Berlin


Berlín es, con 3,5 millones de habitantes, la ciudad más grande de Alemania, siendo también su capital. Además, es la segunda ciudad con más población de la Unión Europea, solo superada por Londres (8,5 millones), y seguida de Madrid (3,2 millones).

Para poder descubrir todos los encantos que Berlín puede ofrecer, sería recomendable una estancia de, al menos, dos noches. La forma más económica de viajar desde otras ciudades alemanas es en autobús, llegando normalmente a la estación central de autobuses o ZOB (parada Messe Nord), al oeste del centro (las compañías de autobuses alemanas más baratas para llegar a Berlín suelen ser Meinfernbus, Flexibus y Berlinlinienbus, todas con compra online disponible). Tanto desde el aeropuerto como desde la estación central de trenes (Hauptbahnhof) se puede llegar al centro de la ciudad utilizando la cómoda y amplia red de metro de Berlín.

Berlín está dividido en 12 distritos, cada uno de ellos a su vez subdividido en localidades. La arquitectura, el urbanismo, la forma de vida y muchas otras características de Berlín son resultado de su larga y en ocasiones trágica historia. La Segunda Guerra Mundial causó estragos en la ciudad, así como en la mayoría de ciudades alemanas. Las huellas de la guerra y del Holocausto se encuentran aún hoy grabadas en los muros y calles de Berlín.

Tras la caída del régimen nazi y su consiguiente derrota en la Segunda Guerra Mundial, da comienzo la Guerra Fría, la cual enfrentaba entre ellos al ejército aliado al haber disputas sobre el modelo político, esencialmente. Por un lado quedó el bloque capitalista (occidental) liderado por EEUU y Europa occidental y el bloque comunista/socialista liderado por la Unión Soviética. Alemania, y especialmente Berlín, quedó dividida en dos: al oeste, la República Federal Alemana (bloque capitalista); al este, la República Democrática Alemana (bloque socialista). Dos mitades de un mismo país, separadas por el conocido Muro de Berlín, de más de 120 km de largo por 3,6 metros de alto; una frontera que separó familias y paisanos durante treinta años, hasta su caída en noviembre de 1989.

De nuevo, las huellas de esta separación política quedarán reflejadas en el urbanismo y la arquitectura de esta ciudad: en la Alemania del este destaca una mayor austeridad en los edificios y las viviendas se distribuyen en bloques grandes, prefabricados y similares unos a otros. En algunas zonas de la ciudad, partes del muro y sus puertas siguen en pie, y en aquellas zonas en las que se han extraído por completo, una línea doble de baldosas sobre el pavimento nos muestra la frontera divisoria de la RDA y la RFA.

Como curiosidad, cabe mencionar que uno de los símbolos de Berlín es el Ampelmann, que es el dibujo iluminado del hombrecito en los semáforos. Es característico de la zona de la antigua RDA y se distingue del resto de los semáforos europeos por tener una figura más bajita, divertida y con sombrero. Existen, incluso, tiendas de souvenirs dedicadas exclusivamente a este hombrecito, una de ellas en la calle Unter den Linden.


berlin ampelmann

Una vez hemos reflexionado sobre el pasado histórico de esta ciudad, comencemos a descubrirla.


Barrios y zonas principales

BERLIN-MITTE

Es la zona central de la ciudad, la que alberga más puntos turísticos. Este barrio se subdivide a su vez en 6 localidades. Exploraremos las más importantes: Mitte y Tiergarten.


Mitte

Alexanderplatz: Esta plaza es el centro neurálgico de Berlín. Los berlineses la llaman comúnmente Alex.
Durante la guerra fue bombardeada y considerablemente dañada. Posteriormente, en la época de la Alemania dividida, constituyó el principal centro de la RDA. En noviembre de 1989, miles de personas salieron a esta plaza para manifestarse en contra del régimen comunista de la Alemania del este; unos días más tarde, cayó el muro.

Hoy en día, la plaza cuenta con un gran ambiente, no sólo de día sino también de noche, donde músicos, artistas callejeros, turistas y los propios berlineses se dan cita. En su perímetro, encontraremos la estación de metro de Alexanderplatz, algunos grandes almacenes y Biergärten. Presidiendo la plaza, en el centro, se encuentra la Fuente de la Amistad de los Pueblos. Fue construida durante la época socialista, en los años 60, y a su alrededor siempre se sientan los viajeros a descansar. Al sur, al otro lado de las vías del tranvía, se encuentra el Reloj Mundial, que muestra las horas en todos los husos horarios mediante un mecanismo rotatorio, y que fue añadido a la plaza también en los años 60.

berlin alexanderplatz

Cercana a la Alex y visible desde casi todo Berlín, se encuentra la Torre de Comunicaciones, uno de los edificios más grandes de Europa. Se construyó en los años 60 y constituyó uno de los símbolos más importantes de la RDA. A 200 metros de altura se encuentra un mirador y un restaurante, ambos accesibles tras pagar una entrada de 13€ en taquilla, haciendo una cola generalmente larga. La estructura que alberga el restaurante gira sobre el eje de la torre, dando una vuelta entera cada hora. Para comer allí hay que pagar también previamente el precio del ticket.

Tras la Torre de Comunicaciones, frente a la Fuente de Neptuno y la iglesia de Santa María, se sitúa el Rotes Rathaus (Ayuntamiento rojo), que acoge el gobierno del estado federado de Berlín. Es un edificio de ladrillo rojo, con una torre central, que fue construido en el siglo XIX inspirado en el Alto Renacimiento italiano.

Cruzando el río Spree, nos situaremos en la Isla de los Museos (Museumsinsel), que alberga varios museos de renombre internacional y la impresionante catedral de Berlín (Berliner Dom). Este edificio data de principios del siglo XX y fue restaurado costosamente a finales de siglo, ya que sufrió daños considerables debido a los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. Sin duda merece la pena visitar su magnífico interior y subir a la cúpula para tener una vista panorámica de la ciudad (más baja que en la torre de comunicaciones aunque considerablemente más barata). El precio de la entrada para adultos es de 7€, la de estudiantes cuesta 4€, y los niños entran gratis.

berlin catedral

Volvemos a cruzar el río, saliendo de la isla de los museos, y nos encontramos así al comienzo de la avenida Unter den Linden ("bajo los tilos", por la gran cantidad de estos árboles que hay en la calle), la principal arteria del centro de Berlín. A lo largo de su recorrido, encontraremos varias tiendas de souvenirs grandes, restaurantes y cafés, así como edificios históricos y turísticos de renombre: la Universidad Humboldt, el Edificio de la Nueva Guardia (del arquitecto Schinkel), varias embajadas y el conocido Hotel Adlon (uno de los más famosos de Europa). En una perpendicular, se sitúa la Gendarmerplatz, con la Konzerthaus (de Schinkel), y dos catedrales gemelas.

Al final de Unter den Linden, se vislumbra la mundialmente conocida Puerta de Brandeburgo (Brandenburger Tor). Construida en el siglo XVIII, es la única puerta que se conserva de las murallas de la ciudad. Fue dañada en la Segunda Guerra Mundial y reconstruida después. Durante la división del territorio alemán, la puerta constituyó un punto de paso del Muro de Berlín y se convirtió, posteriormente, en el símbolo de la reunificación alemana. La Puerta se encuentra frente a la Pariser Platz (Plaza de París).

Atravesando la Puerta, nos encontramos en antiguo territorio de la RFA. A mano izquierda, caminando un poco, encontramos el Monumento a las víctimas judías del Holocausto: más de 2.700 losas de hormigón de diferentes tamaños situadas sobre una retícula rectangular con relieve.

Pequeñas áreas:

  • Tras el ayuntamiento, se encuentra el coqueto barrio de San Nicolás, Nikolaiviertel. Es muy recomendable explorar sus calles estrechas y llenas de tiendas artesanales y bares y restaurantes. En la calle Rathaus Straße, el restaurante Mutter Hoppe ofrece comida tradicional alemana deliciosa a buen precio, y la decoración merece un paseo por sus múltiples habitaciones. El núcleo del barrio es una pequeña plaza presidida por la iglesia de St. Nicolás.

  • Otra zona que merece ser paseada es los alrededores de Hackescher Markt, con numerosos restaurantes, bares y un ambiente muy animado de noche. Es sin duda recomendable cenar en alguna de sus terrazas y pasear por los famosos Hackesche Höfe, ocho patios comunicados accesibles desde la calle Rosenthaler Straße, que albergan tiendas y algún restaurante. En el número 39 de esta calle, destaca un callejón cubierto de arte callejero: realmente interesante.

berlin turismo

  • Al norte de Hackescher Markt se encuentra el barrio judío, donde destaca la Nueva Sinagoga y su hermosa cúpula dorada (la mayor parte del edificio fue reconstruido). Paseando por la calle Große Hamburger Straße, encontraremos el cementerio judío; "la casa desaparecida", que es un solar vacío como homenaje a las víctimas del Holocausto; y dos edificios que aún muestran los daños causados por las balas y las bombas (números 28 y 29). La mayoría de los edificios de este barrio quedaron seriamente dañados tras la Noche de los Cristales Rotos. Como curiosidad, al igual que en otras ciudades alemanas, en los pavimentos de las aceras se encuentran pequeñas placas doradas con los nombres de las víctimas asesinadas durante la guerra, frente a los portales de sus viviendas.
barrio judio berlin

Tiergarten

Esta localidad alberga el principal parque de Berlín, que rodea la Columna de la Victoria. En su perímetro, se sitúa el edificio del Reichstag, sede del parlamento alemán. Fue reconstruido tras un incendio sufrido en la guerra y coronado por una cúpula acristalada diseñada por Norman Foster. La cúpula puede visitarse de forma gratuita, con audioguía incluida, pero hay que reservar las entradas con antelación: o bien en la oficina situada frente al edificio (suele haber largas colas) o bien por internet. En temporada alta es conveniente reservar con, al menos, 2 semanas de antelación. Desde la cúpula, se tiene una vista espectacular de toda la ciudad.

berlin reichstag

Al sur del Tiergarten, llegamos a otro núcleo de Berlín: la Potsdamer Platz. Fue destruida casi por completo en la Segunda Guerra Mundial y reconstruida a finales del siglo XX por numerosos y reconocidos arquitectos. Por ello, encontraremos reunidas en una misma plaza obras de Renzo Piano o Richard Rogers. El Sony Center, de Helmut Jahn, preside la plaza, albergando restaurantes, tiendas y un cine –la mayoría a precios elevados–.

Para los interesados en arquitectura, cerca de la plaza (Potsdamer Straße, 50) se encuentra la Neue Nationalgalerie, uno de los edificios más importantes del famoso arquitecto alemán Mies van der Rohe.


FRIEDRICHSHAIN-KREUZBERG

Situados al sureste del centro, se encuentran estos dos distritos ahora fusionados.

Al norte del río Spree, en su orilla, se encuentra el trozo más conocido y representativo del muro de Berlín que aún queda en pie, la denominada East Side Gallery, de más de un kilómetro de longitud, y que muestra pinturas de reconocidos artistas, entre las que destaca el beso entre Brézhnev (secretario general del Partido Comunista de la URSS) y Honecker (secretario general del Partido Socialista de la RDA) y un mural del famoso Trabi cruzando el muro (el Trabi era el coche utilizado por los habitantes de la RDA).

berlin east side gallery

En la frontera entre Kreuzberg y Berlin-Mitte se sitúa la puerta o punto de paso más famoso del Muro de Berlín, el Checkpoint Charlie. La caseta que se muestra no es la original, ya que esta quedó destruida. Como curiosidad, se muestran en grande las fotos de los dos últimos soldados que controlaban el paso fronterizo antes de que las fuerzas aliadas abandonaran definitivamente Berlín. Los turistas se suelen sacar fotos con actores disfrazados de soldados en el Checkpoint, aunque suelen pedir una propina a cambio.

berlin checkpoint charlie

Finalmente, cabe destacar el área de Kreuzberg, con numerosos restaurantes y bares a lo largo de la calle Oranienstraße y sus perpendiculares. El ambiente mediterráneo y alegre de sus terrazas invita a pasear y comer por esta animada zona.


Museos destacados

En la Isla de los Museos:
  • Altes Museum: Del arquitecto Schinkel, el hermoso edificio clasicista del siglo XIX alberga obras del mundo antiguo. Precio normal: 10€; precio reducido: 5€.

  • Pergamon Museum: El más conocido, alberga construcciones y edificios antiguos en su interior, como templos y altares. Totalmente recomendable, aunque está siendo rehabilitado y el proceso durará varios años. Aún así, para el que esté interesado, se puede visitar una parte de las instalaciones. Precio normal: 12€; precio reducido: 6€.

  • Neues Museum: Destaca la colección sobre el Antiguo Egipto con el archiconocido busto de Nefertiti. Precio normal: 12€; precio reducido: 6€.

En Berlin Mitte-Tiergarten:

  • Museo de la RDA (DDR Museum): Muestra la vida de los ciudadanos de la RDA, sus objetos, su vida cotidiana. Incluye un Trabi y una vivienda al completo. Lo interesante es que es un museo interactivo: todos los objetos pueden tocarse, escucharse, e incluso probarse. Muy recomendable y divertido. Precio normal: 7€; precio reducido: 4€.

  • Museo Judío (Jüdisches Museum Berlin): Exposición de la historia de los judíos en Europa, a lo largo de siglos de historia. Lo más interesante es el edificio que lo contiene, de Daniel Libeskind: con sus espacios, recovecos, colores y recorridos consigue provocar sensaciones en el visitante como cierto agobio, miedo o mareo, evocando los sentimientos sufridos por los judíos durante el Holocausto. Precio normal: 8€; precio reducido: 3€.

  • Topografía del Terror (Topographie des Terrors): Museo sobre las organizaciones nazis. Contiene una completa exposición de fotos y textos explicativos sobre la guerra, sus víctimas y, sobre todo, sus verdugos. Sin duda, merece la pena acercarse a esta instalación situada en los solares donde se erigían los edificios de la Gestapo. Además, la entrada es gratuita.

Excursiones cercanas desde Berlín:

Campo de concentración de Sachsenhausen

No hay comentarios:

Publicar un comentario